Y DÓNDE ESTÁ EL GRAN PATRIARCA CHINO

Y DÓNDE ESTÁ EL GRAN PATRIARCA CHINO

Deng Xiaoping, el líder de la República Popular China que hoy cumple 92 años y al que se le vio por última vez hace más de dos años, parece haber desaparecido. Murió? Está enfermo, o agonizando?

22 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

La incertidumbre por el estado del patriarca chino se refleja en la necesidad de encontrarle un sucesor, ya que Jiang Zemin, el actual Presidente de la República, Secretario General del Partido Comunista Chino y Presidente de la Comisión Militar Central, no tiene la misma capacidad de convocatoria en el poder que la de Xiaoping.

A pesar de la fuerza y el apoyo de que parece gozar Zemín, un estudio encargado por el Pentágono y hecho público en Estados Unidos con el urgente título de China a corto plazo, afirma que la desaparición de Deng creará un vacío político, tanto en los conservadores como en los reformistas, y se evalúan riesgos de desmoronamiento de la política de reformas liberales en inquietantes cifras que van del 30 al 50 por ciento.

Por su parte, el gobierno chino desmiente que su líder se encuentre enfermo y argumenta justificaciones de todo tipo para explicar su ausencia como algo normal, tarea algo difícil si se tiene en cuenta que la última aparición de Xiaoping en público fue el 9 de febrero de 1994.

La longeva carrera política de Deng, nacido en 1904, tuvo su último punto descollante en el viaje imperial que realizó en 1992 a las Zonas Económicas Especiales del sureste de China, escaparate capitalista de un país que oficialmente se considera socialista.

El resultado fue un crecimiento acelerado de la economía, un ambiente de optimismo que facilitó los negocios, un auge de la construcción y que el país saliera del bache y el aislamiento generados tras la sangrienta represión de disidentes en Tiananmen en 1989 y los consiguientes ajustes de cuentas internos en el Partido Comunista en perjuicio de los reformistas.

Pero la bonanza económica también generó problemas, como una alta inflación, una mayor autonomía de las provincias ricas frente al Gobierno central, un menor control del partido sobre la vida del país y un miedo oficial de que la apertura económica viniera acompañada por lo que se llama inestabilidad política y que es, en realidad, la pérdida del partido de sus posiciones de privilegio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.