CRUZADA CONTRA EL TABACO EN E.U.

CRUZADA CONTRA EL TABACO EN E.U.

Blanco de los ataques republicanos por los estragos de la droga en la juventud y apoyado en la propuesta de la Administración de Alimentación y Drogas (FDA) y de varias organizaciones médicas de asimilar el tabaco a una droga, el presidente Bill Clinton tiene previsto anunciar mañana una serie de medidas para limitar el consumo del cigarrillo entre los jóvenes y restringir la publicidad.

22 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Según fuentes de la FDA, el Presidente tomó esta decisión porque se siente defraudado con la actitud de la industria tabacalera, que no ha atendido sus llamamientos para que abandone la publicidad dirigida a los jóvenes.

La decisión presidencial no debería afectar la venta de tabaco en este país, pero sí a la publicidad, sobre todo la que se dirige a los jóvenes.

El senador demócrata Edward Kennedy, que fue uno de los políticos que anunció la intención del Presidente, dijo que el tabaco se puede considerar una droga de introducción con la que los jóvenes entran en el mundo de la adicción, y cuyo consumo puede llevar a tomar otras sustancias más peligrosas.

De aprobarse el refuerzo del control a la publicidad del tabaco, quedarían excluidas las fotografías.

Además se prohibiría que industriales tabacaleros auspicien eventos deportivos y que se coloque publicidad sobre tabaco en cercanía de escuelas. Se busca impedir que los menores puedan comprar cigarrillos.

Los anuncios de Clinton se producen después de conocerse los resultados de estudios según los cuales el consumo de tabaco aumentó dramáticamente entre los jóvenes (ver recuadro).

Esto ha dado lugar a fuertes críticas de los republicanos que han acusado al Gobierno de no cumplir con su labor educativa, y la propia Casa Blanca ha indicado que va a prestar más atención a la prevención y la reducción del consumo de estupefacientes.

En los despachos y salones de la residencia presidencial, así como en las demás dependencias del Gobierno, está prohibido fumar, y si Clinton, ocasionalmente, quiere consumir un puro, lo único que fuma, tiene que salir al balcón.

Así la industria estadounidense del tabaco, que actualmente enfrenta una serie de acciones judiciales, enfrenta la ofensiva del Clinton.

Esta industria representa 80.000 millones de dólares anuales en la economía de Estados Unidos y emplea a casi dos millones de personas.

En el contexto político, según Common Cause, centro de investigación especializado en estudio de la financiación de las campañas electorales, las contribuciones financieras de la industria del tabaco a miembros del Congreso aumentaron en 1995 a 20 por ciento, ubicándose en 4,1 millones de dólares.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.