AEROLÍNEAS, EN ALERTA

AEROLÍNEAS, EN ALERTA

Venezuela está a las puertas de la descertificación aérea por no cumplir los requisitos mínimos de seguridad exigidos por la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos (Federal Aviation Administration, FAA), para poder volar en la ruta norteamericana.

19 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

La crisis aeronáutica venezolana es el reflejo de la decisión del gobierno de Estados Unidos de apretar la tuerca para que los países de América Latina mejoren su seguridad aérea.

La aviación latinoamericana es considerada por la Flight Safety Foundation de Estados Unidos como la más peligrosa para la aviación comercial mundial.

La radicalización del control aéreo por la FAA tiene su fundamento en los últimos accidentes aéreos que se han reportado en territorio estadounidense.

Esa presión norteamericana se comenzó a sentir en los predios venezolanos el pasado 6 de agosto, cuando la FAA impidió que cuatro aviones de las líneas locales Servivensa, Avensa, Viasa y Zuliana de Aviación despegaran del aeropuerto de Miami, por presentar supuestas fallas de capacitación, inspección y mantenimiento.

La medida de la FAA tuvo como respuesta una acción similar contra aeronaves de las empresas norteamericanas American Airlines y United Airlines, por parte de las autoridades venezolanas.

El enfrentamiento hizo que el transporte aéreo entre Venezuela y Estados Unidos quedara suspendido por dos días, con un saldo de más de mil pasajeros varados tanto en Caracas como en Miami y Nueva York, justo en una la temporada alta para los venezolanos, que aprovechan el receso escolar para tomar sus vacaciones.

Guerra avisada Venezuela ya estaba sobre aviso desde octubre de 1995. En esa ocasión, la Agencia Federal de Aviación degradó de la Categoría 1 a la 2 a la aeronáutica venezolana.

También se hizo la advertencia de bajarla al tercer escalafón si en un plazo breve no modernizaba tanto su flota aérea como las instalaciones de los aeropuertos locales.

Según la FAA, máxima autoridad del gobierno norteamericano sobre transporte aéreo, el descenso de escalafón al que puede ser sometida la aeronáutica venezolana, obedece a que tanto sus aviones como sus aeropuertos son inseguros.

No obstante, ninguna aeronave pertenecientes a empresas venezolanas se ha visto involucrada en ningún tipo de incidentes aéreos.

Esto quiere decir que nuestros aviones son bastante seguros , dijo el ministro de Transporte y Comunicaciones de Venezuela, Moisés Orozco Graterol.

Al mismo tiempo señaló que la inspección a aerolíneas norteamericanas responde al principio de reciprocidad , según la normativa prevista en acuerdos suscritos en las convenciones de tráfico aéreo internacional.

En Washington, el departamento de Estado norteamericano consideró inapropiada la medida venezolana, según su vocero, Nicholas Burns, quien recordó que la FAA había advertido que las líneas venezolanas no cumplen con los requisitos de seguridad norteamericana.

Por otra parte, el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Caracas visitó al presidente Rafael Caldera en el Palacio de Miraflores, para cerciorarse personalmente de que el mandatario conocía el incidente aeronáutico.

La suspensión de los vuelos venezolanos fue interpretado como el paso previo a la descertificación aérea.

Esa situación hizo que Orozco Graterol iniciara en Washington negociaciones con las autoridades de la FAA para tratar de revertir la medida que dejaría fuera de la ruta las naves venezolanas.

La crisis entró en receso con la firma de un convenio entre la FAA y el alto funcionario del gobierno de Rafael Caldera, quien empeñó su palabra de que en un lapso de 30 días cumplir con las exigencias de seguridad aeronáutica internacional.

Entre los puntos que Venezuela debe considerar, según Orozco Graterol, están la modificación de la legislación aérea para establecer un buen sistema de sanciones, de multas y de penas.

Así mismo, se iniciará un plan de formación de personal capacitado para garantizar inspecciones bien realizadas y la búsqueda de recursos para abastecer al sistema aéreo del material necesario para llevar a cabo una buena labor.

El reto de la Administración Caldera no sólo es evitar la descertificación sino también recuperar la Clasificación 1 .

Sin embargo, pocos creen que pueda lograr en unos días lo que no se ha podido hacer en años...

Bajo observación La FAA mantiene permanente supervisión de los sistemas aéreos latinoamericanos y del Caribe.

Según el último informe, los escalafones están así: * Categoría 2 (en observación): Aruba, Bolivia, Ecuador, Guatemala, Jamaica, Perú, Trinidad, Colombia y Venezuela.

* Categoría 3 (Alto riesgo): Belice, República Dominicana, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Uruguay.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.