Secciones
Síguenos en:
Hagamos una pausa

Hagamos una pausa

Esta frase guía nuestras vidas. Y no se engañen, no es un principio filosófico y nada tiene que ver con una actitud zen, con el resultado de un ejercicio de pilates o de unas agotadoras e interminables sesiones de yoga. No. Nada de eso, por el contrario, lo que uno pensaría que es un remanso, un descanso es el anuncio que hacen los locutores de televisión y de radio para inmediatamente después mandarnos un alud de propagandas que llenan de ansia y zozobra tanto a aquellos que detestan el consumismo como a los que se sienten obligados a enredarse, a todo costo, con la compra de los bienes (o males) y servicios que se anuncien. Esta pausa es el motor de nuestros tiempos.

Nos han acostumbrado a que la vida es anuncio y propaganda sencillamente porque en este mundo urbanizado y globalizado el que no es conocido no existe.

Hace algunas décadas había una cuña que mostraba un mundo gris y triste, cuyo símbolo eran las estanterías vacías y la causa era la ausencia de propaganda.

Ese era el mensaje. Sin propaganda no había variedad, no había conocimiento, ni existía un consumidor feliz. Por contraste, hoy tenemos un mundo totalmente distinto, en el que no hay ciudadanos, sino consumidores asfixiados por la publicidad. La publicidad ha servido para que el mundo se haya globalizado. Con ella se han universalizado los productos, y grandes multinacionales son las que tienen capacidad de "penetración de mercado". Los pequeños ceden el paso a los grandes, son absorbidos o sufren la quiebra por diferencias en su capacidad de competir.

Las viejas instituciones, como la tienda de esquina, han desaparecido ante las cadenas de supermercado. Muchos pequeños almacenes han sucumbido ante los almacenes de "grandes superficies". Paralelamente, las culturas y los pueblos del mundo han perdido parte importante de su cultura, de su visión propia, de sus normas y valores.

En una época nos querían hacer creer que el símbolo de lo universal era la Coca-Cola; hoy, la universalidad y comunidad del género humano están definidos por unas líneas de marca, un sometimiento a la publicidad y a los mercados que crea. Y, sí. Los mercados financieros y sus cómplices, los calificadores de riesgo, hacen subir y bajar al mundo. En el nivel del pobre ciudadano, el instrumento de esta maquinaria, la clave que mueve el mundo está en la publicidad. Este discurso de hombre viejo solo demuestra que las cosas han cambiado. Hoy no tenemos un mundo mejor o peor que antes. Es solo un mundo en el que las personas y los países ricos son más ricos y cada día hay más pobres. La publicidad nos lo ensalza y nos lo refuerza.

Dijeron que dijera. La indignación contra el 'Bolillo' no es solo de las mujeres; es y debe ser también de los hombres. Yo me siento ofendido, como hombre, al saber que muchos piensan que es tolerable el que un miembro de mi género maltrate a una mujer.

Lo malo de todo esto es que la decisión de que este DT se vaya o se quede depende de unas oscuras directivas del fútbol colombiano, que, declaración tras declaración, muestran su machismo y su falta de criterio. Quién sabe qué intereses hay debajo de la mesa, de qué manera influyen las ventas de jugadores al extranjero o el control amañado del poder de los directivos.

Si la decisión parecía estar en manos de una multinacional sudafricana, como lo es la SABMiller, ahora los directivos han encontrado a otros patrocinadores, a los que no les importa apoyar la imagen de un abusador.

Finalmente, la propaganda domina. Y domina incluso sobre este mediocre técnico, cuyas estadísticas muestran que, en este tiempo en el que dirige la selección, los partidos ganados son iguales a las derrotas, y los goles a favor son similares a los goles en contra. ¿Quién manda, entonces?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.