COMPUTADOR, OTRA ESTRELLA DEL CINE

COMPUTADOR, OTRA ESTRELLA DEL CINE

La industria cinematográfica se beneficia de la tecnología por partida triple, como herramienta, como tema y como forma de distribución. Desde que en 1899, Georges Mélies convirtió en plumas a una mujer en una de sus películas, son muchos los efectos especiales que se han empleado en el cine. En los últimos años, gracias a los progresos tecnológicos en el manejo digital de imágenes, los efectos especiales han adquirido un alto grado de sofisticación, lográndose resultados espectaculares.

19 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Mediante software especializado, corriendo en estaciones gráficas, se revivieron los dinosaurios del Parque Jurásicoi, se dio vida a toda la fauna de El Rey Leóni, envejecieron los tripulantes del Enterprisei en Viaje a las Estrellas IVi; Tom Hanks aparece conversando con los presidentes Kennedy y Nixon, y Gary Sinise con las piernas amputadas digitalmente en Forrest Gumpi.

Toy Storyi fue la primera película generada totalmente por computador. Se necesitaron 110 computadores durante 7,273 horas cada uno, para procesar 110,064 fotogramas en total, dando como resultado 77 minutos de proyección y diversión. Para Casperi se crearon 43 minutos de animación computadorizada en tres dimensiones. Otras que usaron engaños digitalesi con mucho éxito fueron la Mascarai y Jumanjii.

Pero mas trascendental aun es la posibilidad técnica para cambiar la cara de un actor, hacer que diga algo que nunca dijo, partiendo de una muestra de su voz o crear actores digitales, afectando la posibilidad de empleo de los de carne y hueso.

Cómo tema, han sido mucha las películas cuyo argumento gira en torno a la tecnología. Recordemos La Redi, Asesinos Cibernéticosi, Johnny Mnemonici, Regreso al Futuroi, Terminatori, Robocopi y Blade Runneri entre otras.

El uso de la tecnología para transmitir películas (distribuirlas), será tan atractivo para los consumidores, que en pocos años se hará indispensable. Con la autopista de la información se podrá ver una película por un precio alto durante el primer mes de exhibición, pero este descenderá al mes siguiente. Incluso los primeros mil en ver una película se podrán seleccionar mediante una subasta electrónica.

Desde finales de los años treinta es común que una compañía pague para que su marca aparezca en una película. Las películas transmitidas por la autopista podrán tener información comercial ligada a ella y el usuario podrá pararla y consultar todo lo que desee saber sobre el automóvil que maneja el actor principal e incluso comprarse uno sin moverse de su sillón.

Para que esta forma de distribución sea una realidad, falta que se masifique la tecnología de comunicaciones de banda ancha (RDSI y ATM). Hasta ahora solo hemos visto la punta del iceberg de las posibilidades tecnológicas en la industria cinematográfica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.