Secciones
Síguenos en:
Las 'bestias' que rugen a todo motor

Las 'bestias' que rugen a todo motor

Los impresionantes rugidos de los motores que calibraban su potencia rompieron con las expectativas de centenares de personas que se acercaron a la plaza de eventos del parque Simón Bolívar para ver un espectáculo sin precedentes en la programación del Festival de Verano.

Allí, dos camionetas con ruedas gigantes que hacían vibrar el asfalto se aproximaban por la pista a toda velocidad, como si se tratara de supercarros dirigidos a control remoto. En medio del camino, cuatro automóviles y dos busetas de servicio público esperaban su final: bastaron 10 minutos para que quedaran convertidos en latas aplastadas, que se sumían entre el peso de los aplausos y las rechiflas de un público que tenía energías de sobra.

Los que rugían eran los famosos Monster Trucks, que ofrecieron un show sobre ruedas entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde de ayer.

"Son una cosa de otro mundo -dijo Jhon Álex Restrepo, un aficionado-. Yo los había visto en programas de televisión extranjeros. Pero verlos en vivo realmente me erizó la piel".

Uno de los vehículos que se robaron la atención de los asistentes fue el poderoso 'Godzilla', cuyas letras verdes resaltaban en la pintura brillante y azul de lo que alguna vez fue una camioneta pick-up. Fue este monstruo motorizado el que se encargó de 'inyectarle' gasolina y velocidad al escenario. Y no fue para menos. En solo cinco minutos de presentación alcanzó a gastar 30 galones de gasolina, con los que hizo gala de sus 1.100 caballos de fuerza, poder suficiente para aplastar varios autos a la vez.

"Este tipo de actividades sirve para liberarse del estrés diario. Es como una forma de hacer catarsis", aseguró Maira Carvajal, una de las asistentes, mientras señalaba el ánimo con el que el público se entregó a este espectáculo. "Apuesto a que muchos quisieran aplastar de la misma manera todos sus problemas. Yo sí lo haría", confesó entre carcajadas. A lo lejos, los gigantes se retiraban del ruedo mientras dejaban a su paso una polvareda que olía a velocidad.

Entre tanto, decenas de familias tuvieron su propio espectáculo de destrucción en la Playa de Verano, tras el concurso de castillos de arena que se realizó allí. Armados de baldes y palas, los bogotanos dedicaron minutos de paciencia a construir verdaderos palacios. No obstante, luego de una descarga de aplausos, pequeños y grandes tomaron el lugar de 'Godzilla' y se convirtieron en los 'monstruos' de esas frágiles ciudades. La alegría les dio el poder.

Así se vivió la Fiesta Blanca Electrónica. Más de 97.000 asistentes bailaron al ritmo del DJ AquaViva. Fred Solís / IDRD .

Con un sol digno del verano, miles de bogotanos aprovecharon las actividades del domingo. Fred Solís / IDRD

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.