LA RISA, EL REMEDIO

LA RISA, EL REMEDIO

02 de enero 1994 , 12:00 a.m.

El martes y el miércoles pasados se vivió una situación que no dejaba de ser insólita. En oficinas, lugares públicos y automóviles, la gente estaba muerta de la risa. Y así siguieron hasta el miércoles a las 10 y 30 de la mañana. La razón de semejante suceso mucho más notable en una ciudad como Bogotá y atribuido inicialmente a los días bonitos y tranquilos que se viven en la capital era un programa radial.

Pero no cualquiera. Se trataba del maratón emprendido por José Fernando Ordóñez Júnior, que durante ese tiempo, y a través de la emisora Radioactiva, contó toda clase chistes. Su objetivo, más que figurar en el libro Guinness de Récords, era celebrar de otra manera el Día de los Inocentes. Fue una buena idea, bien lograda, que oxigena la radio y demuestra que los oyentes prefieren mostrar los dientes que arrugar la frente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.