Secciones
Síguenos en:
Papistas y antipapistas

Papistas y antipapistas

En la caliente época estival, las calles céntricas de Madrid suelen estar ocupadas por turistas, pues los habitantes de la ciudad huyen hacia playas y montañas.

Sin embargo, esta semana reflejarán una peculiar lucha territorial.

Tres grupos se disputan el privilegio de exhibir su fuerza en los alrededores de la Puerta del Sol. Por una parte, cientos de miles de católicos que darán la bienvenida a Benedicto XVI; por otra, miembros de 70 asociaciones de opositores a la jerarquía vaticana, ateos, librepensadores e incluso párrocos de los barrios más pobres de la ciudad. Finalmente, el movimiento 15-M, integrado por miles de ciudadanos indignados, capaces de reunir grandes multitudes en pocas horas.

Benedicto XVI inaugurará en Madrid la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que reunirá a numerosos jóvenes de 170 países. El certamen tendrá lugar entre el 16 y el 20 de agosto y contempla varios actos masivos y concentraciones.

Tanto el gobierno nacional como la alcaldía capitalina y la Comunidad de Madrid han apoyado la JMJ, pero no todos los españoles comparten su entusiasmo. Grupos cristianos rebeldes y sectores de teología de la liberación critican el boato y despliegue que acompañarán al papa. "La visita del representante de Cristo debería ser sencilla y humilde, no una muestra de poder", señaló un vocero de Redes Cristianas.

Sus objeciones atacan el costo de la jornada que, entre gastos y dineros que no se recaudan, oscila entre 50 y 100 millones de euros. Empresas privadas y ONG cristianas sufragarán parte de la factura. Al mismo tiempo, los organizadores afirman que se producirán iguales ingresos por los gastos de los peregrinos.

Los indignados también piden cuentas. Pero lo que todos exigen son calles y avenidas. Las autoridades han privilegiado los actos católicos y han prohibido varias manifestaciones contra el papa y sus seguidores, lo que condujo a un agitado debate público. "Las protestas contra el papa son ridículas y desmesuradas -declaró el arzobispo de Toledo-. Él no es el culpable de la crisis económica." La verdad es que en Madrid hay calles suficientes para todos y sería improcedente permitir enfrentamientos entre unos y otros, por pacíficos que todos prometan ser.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.