Secciones
Síguenos en:
Visita papal genera más 'indignados'

Visita papal genera más 'indignados'

Madrid. La capital española está engalanada para recibir al papa Benedicto XVI el jueves.

Cuelgan carteles vistosos, hay pancartas de bienvenida, avisos simpatizantes con la Jornada Mundial de las Juventudes (JMJ), pero crece paralelamente un movimiento que muestra su rechazo a la visita. Muchos de ellos son, incluso, católicos. Los católicos agrupados en Redes Cristianas y el Foro de Curas resumen su posición con una frase: "Así no queremos que vengas".

Europa Laica, con cientos de iglesias y unas 50 organizaciones políticas y sociales, agrega: "De mis impuestos, al Papa cero". Ellos calculan que la visita costará 100 millones de euros (muchos de ellos, del bolsillo estatal), aunque los organizadores aseguran que será la mitad.

Para demostrar su indignación, convocaron una manifestación para el 17 de agosto, al comienzo de la JMJ. El itinerario de la protesta se ha convertido en el tema de discusión con el Gobierno. Mientras se zanjan las divergencias sobre las calles por las que se desplazarán, la delegada Dolores Carrión tranquiliza a los peregrinos: "Tengan la seguridad de que no habrá ninguna interferencia de lo poco que queda en Sol (por las bases del movimiento de los 'indignados' del 15-M), ni con ninguna otra concentración, derecho de manifestación, acampada o como quieran llamarlo". Y, por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no ha dudado en denominarla la "manifestación antipapa".

Los organizadores de la protesta han presentado tres rutas posibles y el Ejecutivo las ha prohibido. Cerca de 100 asociaciones que participarán rechazaron el itinerario alternativo. Ante la advertencia de la Delegación del Gobierno de que cumplirán con la legalidad "con todos los medios", el 17 se verá si la protesta tiene un desarrollo pacífico. La batalla por las calles, pues, parece parte de la guerra. Imagen lujosa La ONG Redes Cristianas se opone a la imagen que se difunde del Papa, rodeado de ricos y de lujos, y cree que el dinero que se invierte en su visita se debería dedicar a obras sociales, en un acto que demostraría la cercanía de la Iglesia con los necesitados.

Aunque el Estado correrá con algunos gastos (aparte de Madrid, otros municipios participan con el hospedaje de peregrinos y actividades paralelas), la Fundación Madrid Vivo ha recogido los fondos que sufragarán la visita. Se trata de una organización presidida por el cardenal Antonio María Rouco Varela, que cuenta con patronos de lujo, como Emilio Botín (Banco Santander) y César Alierta (presidente de Telefónica). Son en total medio centenar de donantes. El director financiero de la JMJ, Fernando Jiménez, explica que los fondos recaudados provienen de las inscripciones de los peregrinos, los patrocinios de grandes empresas y donaciones individuales.Evaristo Villar, de la Asociación de Teólogos Juan XXIII y portavoz de 170 sacerdotes de parroquias pobres de la diócesis, critica el "exhibicionismo económico de los organizadores con la visita"

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.