Secciones
Síguenos en:
La familia hoy

La familia hoy

Dice el representante a la Cámara Miguel Gómez -quien está en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo- que "la familia es la unión entre un hombre y una mujer".

Y hay toda una reacción para oponerse al fallo de la Corte Constitucional que pidió al Congreso legislar para hacer realidad en Colombia el matrimonio gay.

La afirmación de Gómez es parcialmente cierta, pero se queda corta. En realidad lo que es una familia es una cadena de afectos entre seres humanos. Y la esencia de esta unión es el amor que hace que a lo largo de una vida entera muchas personas -padres, hijos, nietos, abuelos, primos, amigos- permanezcan unidas como una familia y se acompañen solidariamente en las buenas y las malas.

Todos hemos vivido esta experiencia en personas cercanas. Padres que se divorcian y rehacen sus vidas con otras parejas y los hijos no tienen dos, sino cuatro padres, ocho abuelos, muchos primos y quizás otros hermanos producto de anteriores uniones de sus nuevos padres. ¿Esto es una familia? Por supuesto: una familia extendida, unida por afectos, donde poco importa si los nuevos padres que se juntan están casados o no. Están unidos por el amor y eso cobija a todos.

O madres solteras que nunca se casan y tienen diferentes relaciones a lo largo de sus vidas. Eso también es una familia. Y los ejemplos son mil: parejas que adoptan sobrinos, nietos o hijos de amigos y forman una familia. Hombres o mujeres solos o en unión libre que deciden adoptar varios hijos que no tienen vínculos de sangre entre sí (el caso de los actores Bran Pitt y Angelina Jolie). O hijos de un padre fuera de su matrimonio que son reconocidos y se incorporan a la familia.

Yo tengo un ejemplo conmovedor: una familia de padre, madre y nueve hijos que a lo largo de 50 años convivieron con una niñera que desde que nació el primer hijo trabajó con ellos y hoy ella es legítima madre, abuela y bisabuela de más de 40 personas, que así la consideran.

Y así llegamos a las uniones entre personas del mismo sexo que adoptan hijos.

Es lo mismo: no importa el sexo de las personas o el vínculo que exista entre la pareja: lo fundamental es el amor entre ellos y el que transmitan a sus hijos o nietos.

Hay familia en todos estos casos. Es una realidad, en Colombia y el mundo, que no puede juzgarse con los criterios de la ideología o la religión. La pregunta relevante es esta: ¿los gays tienen los mismos derechos que el resto de colombianos? Sí, incluido el derecho a casarse y tener una familia. Si lo niegan, luego alguien va a decir que tampoco pueden casarse los que tienen síndrome de Down, o los pobres. Es un terreno delicado que nuestra Constitución ya resolvió y la Corte interpretó. Además, es el signo de los nuevos tiempos: la libertad, el respeto, la tolerancia y el amor como fundamento de las relaciones humanas.

Periodista Ricardo.Santamaria@fd.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.