Secciones
Síguenos en:
La extorsión desvela a San Vicente

La extorsión desvela a San Vicente

Todos los viernes y sábados hay mercado en San Vicente del Caguán (Caquetá) y el pueblo se viste de fiesta. De las 299 veredas del municipio bajan camiones con ganado, queso, carne, leche, cacao, café y frutas.

En las calles de este pueblo, antiguo epicentro de los diálogos con las Farc, el comercio abre sus puertas y no da abasto: hay almacenes de ropa, electrodomésticos, calzado, motos y telas, droguerías, veterinarias y tiendas de abarrotes. En cada esquina hay un restaurante, una taberna o un billar, donde el dinero rueda de mano en mano. Así, todos los fines de semana, el pueblo se convierte en un mercado de 25 cuadras.

Pero mientras San Vicente está de fiesta, el alcalde, Hernán Cortés, trabaja escondido. Vive con 8 escoltas armados de ametralladoras dentro del anillo de seguridad de la Policía, en el corazón del pueblo: una manzana rodeada por garitas y trincheras, dentro de la cual se encuentran, además, la alcaldía, la biblioteca, la registraduría y el hogar de 12 de los 15 concejales. "Ya olvidé cuántas veces me han amenazado y cuántas han atentado. Sin embargo, lo más fuerte vino este año y ya no puedo movilizarme por la carretera entre Florencia y San Vicente", dice el funcionario, uno de los más amenazados del país. En esta vía, las Farc quemaron la semana pasada seis tractomulas y, en otro hecho, hicieron explotar una bomba al paso de un carro con civiles de una empresa de estudios sísmicos, lo que dejó un muerto y seis heridos. Las constantes amenazas de una toma guerrillera que haría este grupo no dejan respirar tranquilos a sus 65.000 habitantes (35.000 en el casco urbano y 30.000 en el campo) y hablar de pagos de extorsiones es común. "Comerciante que acá no paga vacuna es porque no es comerciante. Aquí paga desde el más pudiente hasta el más arrastrado. El que diga que no es un mentiroso", dijo Benjamín*, propietario de una compraventa. "Uno paga los 4 o 5 millones al año y nadie lo molesta", agregó Pedro*, de unos 70 años, que tiene almacenes de calzado.

Pero lo que hoy preocupa a los gremios es el aumento exagerado de las extorsiones. "A cada lechero le están exigiendo 65 pesos por litro de leche", denunció uno de los afectados. En el 2007, Nestlé se fue de la región por las extorsiones y hoy las autoridades locales temen que la multinacional Emerald Energy tome la misma decisión luego del secuestro de cuatro ciudadanos chinos, ocurrido el 8 de junio de este año, y de los ataques de los últimos días.

* Nombres cambiados por seguridad.

'No tenemos denuncias' EJÉRCITO DICE QUE la GENTE NO QUIERE ATESTIGUAR.

"No tenemos una sola denuncia por extorsiones. Y las capturas que realizamos son imposibles de judicializar porque nadie en la región quiere atestiguar contra los extorsionistas", dijo el coronel Carlos Alberto Herrán Robles, comandante del comando específico del Caguán. Algunos comerciantes aseguraron que las autoridades saben dónde se encuentra 'Sonia' o la 'Boruga', la guerrillera responsable de las extorsiones. Al respecto, Herrán respondió que la zona en que se esconde esta guerrillera está minada y que los comandos de milicias han sido su mayor escudo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.