PENSIONES, UNA VENA ROTA EN LA CAJA DE PREVISIÓN

PENSIONES, UNA VENA ROTA EN LA CAJA DE PREVISIÓN

El 17 de agosto de 1995, Julio Castro, de profesión celador, se ganó la lotería al hacerse merecedor de 1,08 millones de pesos mensuales, por presentar en el último año de trabajo con el departamento un promedio mensual en horas extras por 581 mil pesos.

13 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

A pesar de que las asignaciones básicas del señor Castro estuvieron entre los 392 y 490 mil pesos mensuales, su pensión de jubilicación se dobló.

Otro de los tantos afortunados, fue el señor Francisco Alfonso, de profesión conductor, que comenzó a recibir cada mes una pensión de 1,2 millones de pesos por demostrar 1,77 millones de pesos por horas extras y 4,44 millones de pesos por viáticos durante el último año de trabajo.

Estos son dos de los ejemplos que la Contraloría Departamental citó en el informe sobre la auditoría a la Caja de Previsión Social del Meta (CPSM), para demostrar que en las entidades departamentales es muy fácil conseguir una pensión alta, a pesar de que se devengue un sueldo bajo.

Esta fue una de las razones para que la CPSM pagara 2.786 millones de pesos en pensiones de jubilación con cargo al departamento del Meta. La cifra representa el 65 por ciento de los egresos de la entidad.

Otra de las situaciones que demuestran el desangre de la Caja está en el hecho de que la entidad asumió el ciento por ciento de las pensiones de los funcionarios que trabajaron en diferentes organismos oficiales que deben aportar para cumplir con la pensión de los trabajores. En realidad, dice el informe, la CPSM debía asumir el 58,02 por ciento de las pensiones.

Por otro lado, la Caja contrató a un abogado para que se encargara de recuperar las cuentas por cobrar, que superan los 880 millones de pesos, nada más por concepto de las cuotas que deben asumir otras entidades en las pensiones de los trabajadores.

Aunque por este trabajo la CPSM se comprometió a pagar tres millones de pesos de anticipos y el 20 por ciento de las sumas recaudadas a las entidades deudoras, el contratista no elaboró las cuentas de cobro, requisito con el cual se puede hacer efectiva la recuperación de esos dineros. Finalmente, este procedimiento lo realizó el Fondo de Pensiones del Meta.

Así mismo, al ser inflados los presupuestos de ingresos y egresos del año 95 y no ingresar las rentas esperadas, la entidad quedó con cuantiosas deudas.

La Contraloría también detectó que un solo vehículo de la entidad consumió el 74,6 por ciento del total del combustible del trimestre octubreádiciembre. En este mismo período, los gastos por servicio telefónico absorbieron el 78 por ciento del total de los gastos de servicios públicos.

Otra de las perlas reveladas por el organismo de control se relaciona con el hecho de que la CPSM rindió informes financieros diferentes a la Contraloría Departamental y al contralor General de la Nación.

* Los nombres de los funcionarios citados fueron cambiados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.