LA OPERACIÓN 7 DE AGOSTO

LA OPERACIÓN 7 DE AGOSTO

El resultado de la operación 7 de Agosto no se puede medir por el número de bajas de lado y lado. En realidad, su proyección estratégica es enorme, en tres sentidos: la derrota de las Farc y la victoria de las Fuerzas Militares; la revaluación de la zona de despeje; y su impacto en las negociaciones de paz.

31 de agosto 2001 , 12:00 a. m.

El resultado de la operación 7 de Agosto no se puede medir por el número de bajas de lado y lado. En realidad, su proyección estratégica es enorme, en tres sentidos: la derrota de las Farc y la victoria de las Fuerzas Militares; la revaluación de la zona de despeje; y su impacto en las negociaciones de paz.

La derrota de las Farc. Es increíble el exceso de confianza, la subestimación del adversario y la incapacidad para aprender de algunos miembros de su alto mando. Prevalece en ellos un sentimiento de invulnerabilidad y una incredulidad absoluta en los avances de su adversario. Irónicamente, están cometiendo los mismos errores que las Fuerzas Militares cometieron durante muchos años. Se niegan a aceptar que las cosas son ahora a otro precio, por lo menos en algunas zonas del país. De los desastres de Puerto Rico, Puerto Lleras y Hato Corozal parece que no han aprendido nada, aun cuando les han aplicado la misma receta.

La neutralización de los planes ofensivos de la fuerza élite de las Farc y la muerte de uno de sus principales líderes militares, sin duda tendrá efectos muy negativos en la disposición de lucha de otros frentes y en la confianza en sus propias capacidades. Significa un resbalón en el primer impulso para realizar ofensivas generalizadas en amplios teatros de operaciones o en todo el país. Además, resulta paradójico que uno de los principales orientadores del accionar militar de las Farc haya muerto cometiendo todos los errores que aconsejaba evitar en el desarrollo de futuras ofensivas: pérdida de la sorpresa, fallas en la cadena logística y de aprovisionamiento, descoordinación en el mando, entre otros.

La victoria de las Fuerzas Militares. Se evidencia una vez más que por cuenta de sus progresos, las mayores dificultades las tiene ahora la guerrilla en las zonas donde ayer campeaba a voluntad: las selvas y los llanos del sur del país. Los avances de la inteligencia técnica, la mayor movilidad, el incremento del poder de fuego aéreo y la mayor flexibilidad operacional de las Fuerzas Militares, le han restado a la guerrilla mucha libertad de movimiento, objetivo esencial de toda estrategia militar pues de ella depende ganar o perder la iniciativa.

Por fortuna para las Fuerzas Militares, pero no por casualidad, todos estos progresos han ocurrido en el momento en que la guerrilla desarrolla su nueva forma de operar, basada en la realización de maniobras con contingentes de guerrilleros cada vez más numerosos, para atacar objetivos militares de creciente importancia. Estos avances hacia la guerra de movimientos han sido ahora neutralizados en el sur del país por las Fuerzas Militares, a los frentes que estaban ejecutando con mayor éxito esa nueva forma de operar. La operación 7 de Agosto y la reciente frustración de la toma de la base militar de Coreguaje, en el Putumayo, corroboran esta situación. El combate es el pago al contado de las operaciones a crédito de la estrategia.

De continuar esta tendencia, los avances de las Fuerzas Militares podrían colocar a la guerrilla ante un impasse, al impedirle el cumplimiento de sus planes de gradual regularización de su fuerza armada difundiendo entre sus frentes de esa nueva forma de operar, hoy neutralizadas. Por lo demás, la experiencia internacional enseña que ese tránsito de la guerra de guerrillas a la guerra de movimientos es un período crítico que ocasiona una gran vulnerabilidad, que puede ser aprovechado por los ejércitos regulares, tal como está ocurriendo en Colombia. Pero las Farc también entienden que, aun cuando retrocedan momentáneamente en este empeño, tarde o temprano tendrán que volver a intentarlo, porque una guerrilla que no avanza, retrocede. Y no pueden darse el lujo de retroceder cuando hay un proceso de negociación política en marcha y se aproxima la hora de las grandes definiciones. Del futuro resultado de este pulso dependerá la suerte de la guerra y la paz.

La revaluación de la zona de despeje. Esta operación demuestra que es posible transformar en desventaja la ventaja que significa para la guerrilla la zona de despeje. Ella puede allí reclutar, entrenarse y acopiar armas a sus anchas, pero si la salida o el regreso de sus columnas de combatientes le resulta cada vez más costosa, porque son interceptados por las Fuerzas Militares, entonces el campo de entrenamiento se puede convertir en un campo de concentración. Y es que, por lo menos en teoría, para un ejército regular es una gran oportunidad tener a buena parte de sus adversarios irregulares reunida en un área.

De igual manera, es el momento de advertirle a la guerrilla que sus abusos en la utilización de la zona eximen al Estado del compromiso de no hacer presencia militar en el área para, por ejemplo, entrar a liberar por la fuerza a los secuestrados del afrentoso Hotel Opita.

El impacto en las negociaciones de paz. La persistente realización de este tipo de operaciones debería, a la larga, facilitar y hacer más breve el proceso de paz, pues obligaría a las Farc a convencerse de que su victoria militar es imposible, que han llegado al techo de sus posibilidades en la confrontación armada y que, por tanto, la única alternativa es acelerar la negociación. Ojalá el Gobierno y la guerrilla saquen de la operación 7 de Agosto las mejores conclusiones para el proceso de paz.

alrangel@multi.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.