Secciones
Síguenos en:
Museo Nacional, abierto y activo

Museo Nacional, abierto y activo

Desde mediados de julio, la fachada del Museo Nacional está rodeada por láminas que impiden la entrada por la puerta de la carrera séptima. El motivo es que durante cinco meses se modificarán sus antejardines para que la población discapacitada pueda ingresar de forma segura, cómoda y autónoma.

La adecuación está a cargo de la firma Amaral Arquitectos, que "diseñó unas rampas que no tocan la parte patrimonial del edificio y cuentan con los requisitos necesarios para que las personas con limitaciones físicas puedan entrar en igualdad de condiciones", asegura María Victoria de Robayo, directora del Museo Nacional.

La idea es que todos se sientan invitados al lugar que alberga, colecciona, conserva y divulga el patrimonio histórico de los colombianos. En ese sentido, Robayo añade que la accesibilidad al patrimonio es un derecho constitucional y el museo es el espacio de encuentro entre el patrimonio y sus dueños, que son los ciudadanos. El Museo "está contribuyendo de manera importante a la construcción de nación, porque, a través de sus piezas, se cuenta cómo se ha ido formando, cuáles han sido los factores determinantes para su construcción, cómo ha sido el desarrollo de su cultura y qué somos como país". Las obras de adaptación no implican que el Museo haya cerrado: el público puede entrar por las puertas de las calles 28 y 29, y disfrutar de colecciones y exposiciones temporales. La entidad tiene un impulso adicional: la posibilidad de poner en marcha el proyecto de ampliación.

Tras años de conflictos jurídicos para determinar quién es el propietario de la manzana donde está el museo, el 2 de julio de 2010 la Corte Suprema de Justicia sentenció que la Lotería de Cundinamarca es la dueña del lote, donde también funcionan la Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca y la Institución Educativa Distrital Policarpa Salavarrieta.

Las entidades involucradas debían negociar su traslado, pero pocos días después de haberse dictado el fallo y de hacerse una negociación con la universidad, hubo cambio de gobierno. El proceso quedó en pausa y el pasado 26 de julio MinCultura le encargó la coordinación del proyecto a Fernando Panesso, consultor y actual representante del gobierno en el comité que organiza el Mundial Sub-20. Todavía hay muchos aspectos económicos por resolver. Robayo afirma que se han hecho estudios sobre esquemas financieros que la Ministra de Cultura y Panesso presentarán al Ministro de Hacienda para que el proyecto sea viable. El mecanismo para que esto suceda es que "la nación dé el dinero para comprarle el lote a la Lotería de Cundinamarca o se lo canjee por lotes de la nación que le sirvan a la universidad y al colegio que funcionan allí", dice Panesso. Por su parte, Miguel García, rector y representante legal de la universidad, manifiesta que está dispuesto a trasladar su sede principal a un espacio que cumpla con condiciones de movilidad para los estudiantes y que sea equivalente en tamaño. "Con el presidente Uribe se acordó que la universidad escogiera un lote, se lo propusiera al Gobierno Nacional y este se comprometía a adquirirlo, entregárselo a la universidad y darle unos dineros para construir el equivalente a 14 mil metros cuadrados", recuerda García. El lote que solicitó la universidad está en la carrera 68 con calle 63 y pertenece a la Beneficencia de Cundinamarca. En ese momento, la Beneficencia y la Gobernación pusieron a disposición el lote, pero el acuerdo fue sólo de palabra y no quedó consignado en ningún documento. Ahora, García manifiesta el interés de la universidad por reanudar los diálogos con el gobierno. El traslado del colegio Policarpa Salavarrieta también sigue en suspenso, pues el diseño de la nueva sede, en la calle 26 con carrera 3, tiene problemas.

María Eufemia Lozano, directora local de Educación de las localidades de Santa Fe y La Candelaria, explica que "para el diseño, el difunto Rogelio Salmona tomó unos predios que eran del Acueducto, por donde pasa un tubo madre; ese diseño tendrían que reformarlo. Pero tampoco tienen los recursos para la construcción de ese colegio... todo sigue igual".

Problemas de espacio María Victoria de Robayo explica que el 93,6 por ciento de la colección del Museo Nacional se encuentra en bodegas; además, "en este momento no está en capacidad de coleccionar más, no le cabe, no hay dónde y esa tarea no puede parar", dice. Por otro lado, el reducido espacio no brinda la posibilidad de mostrar la riqueza etnográfica del país, a lo cual se suma que la historia del país está narrada en el museo solo hasta 1948, lo que significa que no se pueden exhibir las piezas correspondientes a la segunda mitad del siglo XX

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.