Secciones
Síguenos en:
El costoso precio del 'diablo'

El costoso precio del 'diablo'

En el 2008, cuando las cosas fluían sin problemas para Saluda al diablo de mi parte, un cambio de protagonista (iba a ser Marlon Moreno) y la ausencia obligada de su reemplazo, el venezolano Édgar Ramírez -para grabar Carlos-, a pocos días del inicio del rodaje, complicaron el asunto.

"Fue la experiencia más horrible y gratificante de nuestras vidas. Haber parado significaba la muerte del proyecto y de nuestras carreras a mediano plazo; quedamos debiendo mucho dinero y las cosas fueron muy difíciles. Sin embargo, aprovechamos ese año para reescribir toda la película y quedó mucho mejor (...). Habiendo conocido el infierno haciéndola, no podemos estar más contentos y agradecidos, porque todo lo que nos ha pasado ha sido por algo", cuentan Juan Felipe y Carlos Esteban Orozco.

El estar pendientes de todos los detalles en sus producciones y tener grandes aspiraciones cinematográficas les ha valido que, guardando las proporciones, los comparen con los Coen (Sin lugar para los débiles) o los Wachowski (The Matrix). "Aquí manda Felipe, que es el mayor -dice Carlos en tono de burla-.

Mentira. Tenemos una relación muy chévere. Peleamos mucho, pero peleamos sabroso, de esas peleas de 15 minutos y ya, porque hablamos todo el día".

Con Sanantero Films (su productora) trabajan en las dos nuevas películas de Felipe Martínez (Bluff) y el drama Getsemaní, de Juan Carlos Beltrán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.