Secciones
Síguenos en:
MOCKUS: DIVERTIDO PERO INEPTO!

MOCKUS: DIVERTIDO PERO INEPTO!

Al buen filósofo Antanas Mockus le pido menos show y más gobierno. Ahora a los bares, discotecas y restaurantes los veo cerquita de la ruina con su cierre tempranero. Se olvidó de que ellos pagan impuestos, dan trabajo a mucha gente y a miles y miles nos facilitan la rumba divertida.

El alcalde Mockus actúa como esos curitas de aldea que mandan a dormir a sus feligreses cuando suena la campana de la iglesia. Si en las discotecas y bares hay escándalos y jovencitos borrachos, hay un Código de Policía para castigar. Si hay ebrios manejando carro, a la cárcel con ellos. Lo intolerable es que a los adultos nos traten como a quinceañeros.

La prohibición de Mockus me trajo otro pánico: que no consiga lo que busca y resuelva mandarnos a dormir a las diez de la noche. Hoy dice que no al licor, será que en enero nos prohíbe el sexo? Todo es posible con un alcalde soñador y juguetón.

Las cosas que no atiende Mockus: en el norte de Bogotá hay un drama terrorífico, ser vecino de una universidad. Motivo? que alrededor de ellas funcionan cantinuchas, bares, fritanguerías y los vecinos viven un infierno. Los dolientes han enviado cartas por centenares al despacho de Mockus pero no les paran bolas porque andan muy ocupados con los mimos, los condones, las pirinolas, las zanahorias y los pitos.

Mockus es un personaje amable pero no impone la autoridad en una ciudad caótica donde los constructores y supermercados son dueños del espacio público. Los desplantes de Mockus me gustan como burla a la solemnidad, pero no ayudan en nada al derecho a residir en paz.

Nadie duda de que Mockus es honesto pero le quedó grande gerenciar a Bogotá. Aún no ha podido aterrizar en el día a día, en lo concreto, en lo que desespera al peatón. Aquí es una tragedia llegar a los sitios de trabajo. Si es en bus, es un infierno, si es en carro, uno se juega la vida porque puede caer a un peligroso hueco en la circunvalar, la séptima, la Caracas o la autopista. Qué hace Mockus contra esos huecos de la muerte? Pone un mimo a que sonría.

El alcalde Mockus se ha gastado veinte meses (11 de gobierno y nueve de campaña) haciendo planes y repensando temas. Aún no tiene un equipo humano porque los mueve cada rato. Nos encanta Mockus, pero cuándo tendremos andenes para caminar? Cuándo silencian los parlantes agresivos que nos enloquecen? Sí, Antanas, te falta acción y te sobran zanahorias.

El alcalde Mockus es un poeta muy divertido pero poco eficiente. De aguinaldo le enviaré cien fotos para que vea el caos del norte bogotano que, atérrense, él no visita hace cinco años. Así se dará cuenta de lo mal que se vive en los estratos cuatro, cinco y seis. Dos preguntas que me autorizó el llaverito Carlos Vives: Antanas Mockus, cuándo te pones las pilas? Cuándo aceleras a fondo? Ahora una mía: Cuándo te posesionas? Apura, que se te acaba el tiempo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.