Secciones
Síguenos en:
Perros, como terapistas profesionales

Perros, como terapistas profesionales

Mirtha, una labradora negra de 8 años; Turco, un bulldog de 1 año; Tigro, un bull terrier de 10 meses, y Ana, una golden de 7 meses, son parte de un curioso grupo.

Ellos han sido entrenados como perros de acompañamiento en terapia. Es decir, fueron escogidos desde cachorros para ser adiestrados y, a diferencia de las mascotas de una casa, para ellos cualquier humano es un premio y sienten regocijo al compartir con las personas. "Es decir, siempre tienen una reacción positiva en las diferentes actividades que hacen con los humanos, aún sin importar si son extraños", explica Feres Peña, psicólogo y parte de la fundación Mascotas + Tú. Esta es una institución que trabaja con el apoyo de la Universidad de la Coruña, de España, en el proyecto 'Valoración de los efectos de la terapia asistida por animales en personas afectadas por un daño cerebral y en personas con lesión medular'. Por ello, los cuatro perros del equipo hacen, en compañía de sus amos, visitas semanales a la Fundación Recrear, que ayuda a adultos con discapacidad cognitiva; a la fundación Fundines, que apoya a población discapacitada, y a la Fundación Levántate y Anda, que trabaja con niños vulnerables. En las tres instituciones, una vez a la semana, estos caninos se vinculan con actividades que van desde trabajos lúdicos, como integrarse en un juego de bingo, hasta actividades físicas, como correr con los pacientes. Para lograrlo, los cuatro animales han sido expuestos desde muy pequeños a trabajos de socialización con humanos, por lo que reciben órdenes fácilmente y no son agresivos si una persona los molesta. Estos perros son parte de un protocolo y un trabajo en equipo en el que se vinculan los terapistas.

En cada institución se programan diversas actividades como llevar al perro por diferentes obstáculos, cepillarlos, o simplemente caminar con ellos. Como dice María Victoria Lemos, entrenadora de Mascotas + Tú, "los animales no solo motivan a las personas con algún tipo de discapacidad, para que realicen una acción específica, sino que les brindan cariño sin importar su condición y se convierten compañeros incondicionales".

¿Cómo enseñarles?.

Los perros especiales para ser compañeros en las terapias de estimulación tienen que ser entrenados desde pequeños. Deben estar en contacto con muchas personas para que entiendan que son parte de una manada en la que siempre obedecen a su amo o cuidador y que pueden compartir con otros animales.

Además, deben ser acostumbrados a objetos como sillas de ruedas, y a personas que en algún momento pueden tocarlos o molestarlos con fuerza. Para lograrlo, se necesita de un entrenador profesional en el tema

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.