Secciones
Síguenos en:
ALZHEIMER Y ACCOUNTABILITY

ALZHEIMER Y ACCOUNTABILITY

Dos palabras extrañas a nuestro idioma pero muy aplicables al también, en ocasiones, extraño mundo de nuestra economía y sus economistas, donde todo se olvida y donde nunca hay responsables de los malos resultados. Como consecuencia los errores se repiten y el costo lo paga el país en su conjunto.

Tal es el caso, entre otros, del posible apagón , tantas veces negado que, como algunas devaluaciones que se niegan tantas veces, todo mundo termina por esperar. A ese respecto se refirió en reciente artículo en El Espectador el doctor William Jaramillo. Recordaba en su columna que hoy se encuentran en los altos mandos del gobierno quienes participaron como autores del célebre Estudio Nacional de Energía de 1982. Uno de los pocos intentos de mirar más allá del futuro inmediato sobre un tema de interés nacional pero, con tan mala fortuna, que señaló con gran tranquilidad y confianza un panorama despejado hasta el año 2000.

Esta visión no solo tranquilizó al país sino que lo hizo sentir orgulloso de la excelente planeación de sus inversiones. Más aún; cuando fue confirmada por las declaraciones del sobredimensionamiento del sector energético, que comentara nuestro autorizado ministro de Hacienda actual y, anteriormente, ministro de Minas y Energía. El único problema, por demás favorable, era que teníamos capacidad no utilizada de generación eléctrica. Desafortunadamente nada resultó cierto, y le correspondió al doctor Juan Camilo Restrepo encontrar la verdad y decretar el racionamiento.

Los mismos autores del célebre estudio se enfrentan hoy acerca del futuro del sector y del incremento de tarifas, llevando aún más incertidumbre al sufrido contribuyente. Seguramente se necesitará un nuevo estudio y lo que preocupa al doctor William Jaramillo es que, dados los antecedentes del mal de Alzheimer que nos afecta a los colombianos, seguramente se encargará del mismo a los mismos.

Tan arraigado está este mal, que cada día que pasa encontramos más declaraciones de altos funcionarios del gobierno culpando de los actuales problemas al anterior gobierno , con el cual también colaboraron. Y para mal del doctor Jaramillo, seguramente los volverá a ver en el próximo gobierno, obviamente culpando al actual de todos los males que, como el de Alzheimer, siguen avanzando en nuestro país.

Claro que estas actitudes responden no solo al mal del nombre raro sino a otro recientemente bautizado como neocinismo y que tiene su origen en la falta de accountability , otra palabra extraña pero muy usada en países donde se responsabiliza a los funcionarios de sus actos y resultados. Quiere decir que quien está al mando es responsable ante alguien que represente al país. Pero nuestras costumbres y nuestra legislación se encargan de diluir la responsabilidad. El gobierno puede criticar a la junta directiva del Banco de la República, presidida por el ministro de Hacienda, y éste puede culpar a la Constitución por la descentralización y el déficit fiscal. Afortunadamente los economistas siempre quedamos bien; el país no tanto

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.