COMPETENCIA ACABA CON LA CALIDAD HUMANA

COMPETENCIA ACABA CON LA CALIDAD HUMANA

Las competencias, ideadas siglos atrás como una oportunidad para premiar el destacado desempeño de las personas en determinado arte o actividad, han dado lugar a que se genere en los últimos tiempos un desmedido afán por lograr el primer lugar, a tal punto que hasta en las más triviales contiendas se atropellan unos a los otros y se hacen toda suerte de trampas con tal de obtener el codiciado honor. Pero bien sabido es que no siempre los primeros son los mejores.

18 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

En el mundo actual, quizás debido a que el acelerado crecimiento de la población ha hecho que sea cada vez más difícil ocupar una posición destacada, se ha desarrollado lo que podemos llamar la competividad, una actitud en virtud de la cual es más importante ganar que progresar y las personas están más centradas en derrotar que en triunfar.

Por esto ahora no es raro escuchar que los deportistas utilizan estimulantes, hacen componendas para lesionar a sus contendores o compran a los árbitros, todo con el fin de asegurarse la victoria.

En este estado de cosas, muchos padres consideran que deben preparar a los hijos para competir e inculcarles un espíritu competitivo, convencidos de que tal entrenamiento es indispensable para llevarlos a triunfar en su vida profesional.

Sin embargo, desde el momento en que los padres, profesores o entrenadores hacen énfasis en que los niños deben saber competir, están estableciendo que lo importante es ganar, ignorando los males que tal enseñanza puede generar.

Un muchacho competitivo solo compite cuando está seguro de que puede ganar, privándose así de desarrollar muchas actividades que podría disfrutar; una persona competitiva ve en cada uno de los que le rodean un enemigo que le puede ganar y por lo tanto le es difícil establecer relaciones sólidas y sinceras con sus compañeros; una persona competitiva no tiene el coraje de ser imperfecta porque reconocer sus fallas es para ella admitir su inferioridad; una persona competitiva no sabe trabajar en equipo porque se centra en cosechar éxitos para sí misma y no puede compartir sus logros con los demás; una persona competitiva frecuentemente es capaz de pasar por encima de sus principios morales o éticos porque triunfar es para ella más importante que actuar con rectitud.

Contrariamente a lo que se cree, una persona no competitiva está mejor preparada para arreglárselas en la sociedad competitiva actual, entre otras porque como no está preocupada con lo que otros hacen sino con lo que ella puede hacer, le es posible concentrar sus energías en lo que se propone lograr.

Igualmente, está libre para desarrollar un genuino interés y aprecio por los demás al verlos como sus amigos y compañeros no como los contendores que pueden arrebatarle la victoria. Una persona no competitiva sabe apreciar el valor intrínseco y la calidad humana de sus semejantes y no evaluarlos únicamente por sus destrezas o habilidades.

Por último, una persona no competitiva se proyecta ante todo a través de sus contribuciones a la sociedad y no en virtud de su status en la misma.

El verdadero éxito en la vida no reside en el número de trofeos que se logren obtener, sino en el número de satisfacciones que se logre cosechar. La gente generosa e interesada en los demás es apreciada, así como los prepotentes y egoístas son aborrecidos. Si se cultiva el buen corazón de los hijos más que simplemente sus capacidades o facultades, demostrarán su valor a través de un genuino interés por sus semejantes, de un trato sencillo y humilde con los que tienen menos, de un sincero deseo de aportar algo a su comunidad.

Así, su calidad humana les llevará mucho más lejos que una buena cantidad de medallas ganadas a expensas de su propia integridad física y moral.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.