FERNÁNDEZ PROMETE UN NUEVO PAÍS

FERNÁNDEZ PROMETE UN NUEVO PAÍS

No tendrá ningún poder sobre el Congreso ya que su partido es minoría en ambas cámaras, y le debe la presidencia a los votos de su predecesor, el todopoderoso y anciano, Joaquin Balaguer. Sin embargo, para la mayoría de los dominicanos la llegada al poder de Leonel Fernández es señal de que las cosas comienzan a cambiar en esta isla donde la pobreza agobia al 60 por ciento de la población.

17 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Y es que tras 22 años de gobierno casi ininterrumpido de Balaguer (89 años), la llegada de un rostro nuevo genera inmediatas esperanzas de modernización y progreso. Más aún cuando el nuevo jefe de Estado es un hombre de tan solo 44 años de edad.

Así lo entendió el mismo Fernández quien en su discurso de posesión, ante representantes de 40 Estados, prometió poner a tono el país con los nuevos tiempos.

Para ello anunció una reforma del Estado que elimine los altos niveles de corrupción que corroen la administración dominicana.

Para lograrlo propuso una reforma judicial que eleve el salario de los jueces y acabe con su nombramiento por filiación política; la implantación de la carrera administrativa y un aumento en los salarios de los empleados públicos, que actualmente oscilan entre los 55 y 85 dólares mensuales.

Fernández subrayó también que no hay democracia con los estómagos vacíos, sin salud ni educación , comprometiéndose a mejorar la situación del país en estos frentes.

Consciente de su debilidad política, el nuevo Presidente destacó que el desafío de la modernización no puede ser acometido por un solo hombre sino con una completa coordinación de los poderes.

Acto seguido recordó las claras coincidencias programáticas entre los principales partidos políticos y llamó a un gobierno de unidad nacional con el claro objetivo de facilitar la gobernabilidad del país.

Creo firmemente que en esta hora crucial que vive el mundo y la República Dominicana, es obligación de todos contribuir con la realización de metas u objetivos nacionales que nos permitan salir de la inocultable situación de subdesarrollo en que aún nos encontramos .

El desafío del joven mandatario será convencer de esta necesidad de modernización, transparencia y justicia social a los sectores conservadores, que siguen siendo incondicionales de Balaguer, un personaje que ya selló una alianza con la oposición para controlar el congreso: canal obligado para cualquier intento de cambio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.