UN PEÓN CON FIBRA DE PRIMA DONNA

UN PEÓN CON FIBRA DE PRIMA DONNA

Néstor Oswaldo Mora pertenece a la especie de ciclistas obligados muchas veces a sacrificar sus sueños personales en beneficio de otros más favorecidos por la fortuna. Al comienzo no fue así. En 1982 ganó la XV Vuelta de la Juventud y los periódicos exaltaron su triunfo y, paralelamente, dibujaron la aparición de una nueva promesa en el firmamento ciclístico colombiano. Esos pronósticos se vigorizaron en 1984 con los títulos de campeón nacional y bogotano de ruta.

21 de marzo 1991 , 12:00 a.m.

El mismo año la fortuna siguió catapultándolo hacia los primeros planos, al clasificar de octavo en la ruta individual de las Olimpíadas de Los Angeles-84. Hasta esa fecha la mejor actuación de un colombiano en unos Juegos era el noveno puesto de Miguel Samacá en Munich-74.

Empezó entonces a prosperar el calificativo del Olímpico Mora . Pero no era un escalador, era un velocista, una sustancia muy escasa y antes poco apreciada entre los ciclistas colombianos que siempre se han jugado su destino en la montaña.

Estos éxitos fueron para él, sin embargo, el Abrete Sésamo del profesionalismo. Pero entonces algo empezó a ocurrir. Los periódicos suelen archivar legajos de textos en los que se consignan las peripecias de quienes ganan un lugar ante la opinión pública, ese monstruo de mil cabezas, del que todo el mundo habla sin que nadie pueda señalarlo con nombre propio.

Las páginas con sus triunfos en la Vuelta de la Juventud, los títulos de ruta y Los Angeles-84 comenzaron a amarillear sin que el legajo engordara. La rígida jerarquización del ciclismo rentado, y esa puede ser una explicación, lo absorbió.

Esa era la historia de Mora en equipos como Café de Colombia, Manzana Postobón y ahora en el Kelme, al que el entrenador español Rafael Carrasco lo enroló en 1988 para apoyar y proteger a Fabio Parra quien, según dicen, lo recomendó.

Pero, súbitamente, el año pasado volvió a quedar en foco al convertirse en el primer ciclista colombiano en batir a los europeos en uno de esos sanguinarios embalajes con los que ellos suelen definir muchos triunfos de etapa.

Eso ocurrió en la Vuelta a España-90 (Cáceres-Guijuelos). Mora se coló en un grupo puntero en el cual dos estrellas, Jean Francoise Bernard y Nico Emonds, presumiblemente iban a definir la etapa. Mora tuvo la temeridad y la clarividencia de atacarlos a un kilómetro de la meta y los derrotó.

Ahora los buenos tiempos del comienzo parecen haber regresado para el corredor bogotano de 28 años (nació el 20 de septiembre de 1963, está casado y tiene dos hijos). Esta temporada ha ganado dos clásicas importantes Boyacá y Cundinamarca y para rematar en estos días es la estrella de la Semana Catalana, la segunda prueba más importante del calendario español, de cuyo liderato se apoderó el lunes pasado en la primera etapa, cuando ganó su segunda etapa al sprint.

El miércoles Mora volvió a vencer a los europeos, esta vez en Andorra, un nombre familiar para muchos colombianos a raíz de un par de triunfos de etapa de Pacho Rodríguez. Esta fue la victoria número 70 de etapa de los colombianos desde que debutaron en el ciclismo del Viejo Continente en 1984.

A este hombre tranquilo, poco comunicativo, que es capaz de ver 8 y hasta 12 películas de betamax en un fin de semana, la fama parece estarle coqueteando de nuevo. Es como el segundo aire de los boxeadores o, si se quiere, una segunda oportunidad. Pero triunfe o no, el mensaje ha sido claro esta vez: Néstor Oswaldo Mora, después de todo, no pertenece exclusivamente a la peonada. También alberga la fibra de prima donna .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.