Secciones
Síguenos en:
EN COREA DEL S. YA SON DOS LOS EX PRESIDENTES ENCARCELADOS

EN COREA DEL S. YA SON DOS LOS EX PRESIDENTES ENCARCELADOS

El ex dictador surcoreano Chun Doo-Hwan fue encarcelado e interrogado ayer bajo la acusación de haber liderado un golpe militar en 1979, durante el cual ordenó la ejecución de numerosos opositores, convirtiéndose en el segundo ex jefe de Estado coreano detenido en las últimas tres semanas.

La detención de Chun, presidente de Corea del Sur de 1980 a 1988, se produce después del encarcelamiento de su sucesor, Roh Tae-Woo, acusado de corrupción.

Chun fue arrestado en su domicilio de Hapchon (sur) e ingresado en la prisión Anyang de Seúl, donde fue interrogado por las autoridades judiciales sobre su golpe de estado de 1979 y la ejecución de oficiales leales al gobierno.

El día anterior, Chun, 64 años, se había negado a comparecer ante la justicia para responder sobre su responsabilidad en la sangrienta represión de la sublevación civil en la ciudad de Kwangju (suroeste) en 1980, a raíz de la implantación de la ley marcial. El salvaje ataque del ejército a una inofensiva manifestación a favor de la democracia simbolizó los brutales excesos del gobierno militar de Chun.

Cifras oficiales señalan que casi 200 personas murieron en el ataque de los soldados a Kwangju. Los habitantes de la ciudad dicen que miles fueron masacrados.

Numerosos surcoreanos aplaudieron la detención de Chun, estimando que se trata de un acontecimiento histórico que ayudará al país a superar una página sombría de su historia.

Muchos surcoreanos enfurecidos siguieron a Chun hasta las puertas de la prisión, arrojando piedras y reclamando la ejecución del asesino .

El gobierno y la oposición se congratularon por la detención de Chun. No obstante, el líder de la oposición, Kim Dae-Jung, que se perfila como el posible vencedor en las elecciones presidenciales de 1997, instó al Presidente a no utilizar este caso en su provecho político.

El líder de la oposición urgió además al Presidente, ante una concentración de 30.000 simpatizantes en Seúl, a admitir que había recibido miles de millones de dólares de su predecesor para su campaña presidencial de 1992.

Todo el país pudo presenciar la espectacular detención, llevada a cabo por nueve policías, después que Chun se había atrincherado desde el sábado en su domicilio de Hapchon (300 Km. al sur de Seúl), acompañado por una docena de incondicionales.

Chun acusó el sábado al actual jefe del Estado, Kim Young-Sam, de no haber respetado su palabra de honor cuando prometió poner punto final a esa matanza, buscando ahora revivirla con el fin de lograr ventajas políticas.

El ex presidente retó a Kim Young-Sam a explicar como puede castigar a sus dos predecesores, después de haberse aliado con ellos para ganar las elecciones presidenciales de 1992.

El desafío de Chun conmovió al Partido Democrático Liberal (PDL, en el poder), en un momento de agitación política creada por un escándalo de corrupción que llevó al sucesor de Chun, Roh Tae-Woo, a prisión el pasado 16 de noviembre acusado de corrupción.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.