Secciones
Síguenos en:
Vuvuzelas sudafricanas ahora se colombianizan

Vuvuzelas sudafricanas ahora se colombianizan

Los colombianos hicieron suyas las vuvuzelas, que se hicieron famosas y conocidas en el Mundial de Sudáfrica-2010, para armar alboroto en los estadios que albergan el Mundial Sub-20 Colombia -2011, que empezó el viernes pasado .

Desde la ceremonia inaugural en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla, el sonido característico de estas cornetas se oye de manera incansable desde horas antes de los encuentros.

Los que estuvieron presentes en la inauguración dan fe de que las sonoras vuvuzelas llegaron a competir por momentos con la música difundida por altoparlantes durante el acto, visto en las tribunas por unas 56.000 personas.

Las bocinas sudafricanas, que incluso fueron prohibidas en los estadios peruanos para no perjudicar la labor de los árbitros con su estrepitoso ruido, se colombianizaron para la actual Copa del Mundo Juvenil de 2011, cuya corona tendrá nueva soberana, pues Ghana, actual campeona, no clasificó. Unos las desempolvaron y otros adquirieron las trompetas de plástico para animar la competición, que concluirá el 20 de agosto próximo en Bogotá, que dieron al traste con las bulliciosas trompetas activadas con aire comprimido que llamaban la atención en los estadios.

En las calles de Bogotá, las cornetas, la mayoría con el amarillo, azul y rojo de la bandera colombiana, se venden en los puestos de camisetas de imitación, gorros, bufandas, pañoletas y demás implementos y prensas que usan los fanátioos para apoyar al seleccionado nacional. En esos puestos, por las cornetas, que tienen sellitos que dicen 'Made in China', se piden entre 15.000 y 20.000 pesos. La gran diferencia con respecto a Sudáfrica es que las vuvuzelas de este Mundial suenan esporádicamente y en menor cantidad. Las vuvuzelas fueron usadas en Montevideo en julio pasado para celebrar cuando la selección charrúa logró el título de la Copa América de Argentina-2011 al golear 3-0 a Paraguay en la final.

Tras hacerse populares en el Mundial sudafricano, las cornetas llegaron a ser empleadas el año pasado en las calles de Lima para protestar con su sonido durante una huelga de trabajadores de una entidad estatal.

Con información de AFP.

Los decibeles de un 'vuvuzelazo'.

Una vuvuzela, han dicho algunos de sus críticos, puede ocasionar serios daños al aparato auditivo de las personas, debido a la elevada intensidad de sonido que emite. A modo de comparación, el motor de un avión en marcha genera 120 decibeles, y al momento de despegar 130.

Una vuvuzela ejecutada a corta distancia alcanza los 127 decibeles

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.