Secciones
Síguenos en:
CINTURÓN 96

CINTURÓN 96

En Colombia hizo carrera un dicho que reza que a la economía le va bien, pero al país le va mal . Si partimos del supuesto de que eso es cierto, desde ya hay que pensar que el año entrante a la economía le irá mal y al país peor. Ese es el sentimiento que ha comenzado a apoderarse de los analistas económicos. Las proyecciones que se han ventilado en diferentes foros indican que el panorama económico de 1996 es más bien oscuro.

Se reconoce que, no obstante las dificultades (incluyendo las de orden político), este año la economía termina más o menos bien. No con un crecimiento entre 5,5 y 6,0 por ciento como se esperaba, pero sí alrededor de 4,5 por ciento, o incluso un poco más.

El sacrificio en el crecimiento de por lo menos un punto, que equivale aproximadamente a 600.000 millones de pesos, tiene una explicación contundente: como la economía se recalentó en los últimos años del anterior Gobierno, a la actual administración y a la junta directiva del Banco de la República no les quedó otro camino que ajustar todas las tuercas. Para frenar la demanda, tanto privada como pública, que venía disparada, fue necesario pegarle un apretón al crédito, al dinero circulante y, obviamente, al gasto público, lo cual terminó estrangulando un poco la economía. Basta recordar que el dinero en manos del público y en cuentas corrientes durante el año pasado aumentó en 24 por ciento y este año solo 12 por ciento, y que el crédito creció 43 por ciento y este año 34 por ciento.

Sin embargo, parece que el cinturón no se apretó lo suficiente. El ex ministro de Hacienda y codirector del Banco de la República, Roberto Junguito Bonnet, dijo el jueves que el Gobierno era uno de los principales culpables de que no se cumpliera con la meta de inflación de 18 por ciento. Y eso se explica porque el gasto público durante el presente año terminará con un crecimiento de 35 por ciento, es decir 15 puntos por encima de la inflación. Aunque no se cumplió la meta y eso ha sido un duro golpe al pacto, hay que reconocer que mientras que en los dos últimos años de la administración Gaviria no se logró mayor cosa, ahora la inflación se redujo en tres puntos.

En los próximos días lloverán análisis sobre lo que pudo ser y no fue con la economía, pero la verdad es que 1995 no terminará tan bien como el gobierno quería, pero tampoco tan mal como presagiaron algunos analistas. Por tanto, lo importante es comenzar a analizar los nubarrones que se ciernen sobre 1996.

Las metas fijadas para el año próximo dejan claro que el panorama puede ser bastante gris. La junta directiva del Banco de la República fijó la meta de inflación en 17 por ciento y planteó que el crédito del sistema financiero no podrá crecer más de 28 o 29 por ciento y que habrá que hacerle un nuevo recorte a los gastos del Gobierno para el año próximo. Según Junguito, esos gastos no deberían aumentar más de 29 por ciento.

El cumplimiento de estas cifras implica que el apretón del cinturón tendrá que ser muy fuerte. Incluso más de lo que dicen los mismos análisis de Fedesarrollo, porque las perspectivas para bajar la inflación no son buenas. Los 600.000 millones adicionales que costará el reajuste del IVA, la eliminación de subsidios a las tarifas de energía, el reajuste en los combustibles, sumados a las nuevas sobretasas (como la de Bogotá), golpearán duramente los bolsillos de los colombianos, especialmente los de la clase media.

Como si eso no fuera suficiente, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) ya advirtió que los alimentos subirán más el año próximo y que no ayudarán a bajar la inflación como en los últimos meses. Además, ya se sabe que la educación seguirá por fuera del pacto y que los arriendos y muchos productos manufacturados tampoco le jalarán mucho a ese convenio.

Para completar, el sector de la construcción podría seguir deprimido el año próximo, lo cual afectará más el empleo, y el sector cafetero, que ha sido un jalonador de la demanda, espera un panorama más oscuro que el del presente año. Solo queda esperar que se diluyan un poco los nubarrones, para que el cinturón del 96 no estrangule la economía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.