Secciones
Síguenos en:
ASÍ FUE LA MASACRE DE LOS KUNAS

ASÍ FUE LA MASACRE DE LOS KUNAS

Los milicianos de la Compañía Manuel Cepeda Vargas que habrían de participar en la masacre de la hacienda bananera Los Kunas, en la madrugada del martes 29 de agosto, salieron de las fincas en que de ordinario jornalean la recolección del plátano y se pusieron en marcha hacia la serranía poco antes del mediodía del domingo 27.

Tenían instrucciones de reunirse con una columna de guerrilleros del Bloque José María Córdova del V Frente de las Farc en Tempestad , un punto intermedio entre Apartadó y Carepa a orillas del Río León.

El mensaje se los transmitió un hombre de Chigorodó al que en el Urabá conocen como Luis Rivera , en realidad, un veterano de las milicias a quien los cabecillas del V frente han encomendado reclutamiento de milicianos, extorsiones fabulosas; visitas periódicas a administradores y capataces y, en el lenguaje de las gentes de Urabá, tumbar a más de un esperanzado (ver recuadro).

Siguiendo las instrucciones de Luis Rivera , los milicianos alcanzaron el punto Tempestad hacia las tres de la tarde de ese domingo 27 de agosto. 14 guerrilleros acampaban en una finca platanera a 300 metros del Río León. La columna estaba a órdenes de un insurgente que se aproxima a los 32 años y al que en Urabá apodan James u Hojarasca .

Es como chilapo . O sea gente que habla todo ordinario. No es paisa. Es como de Córdoba , relató un testigo al equipo de investigadores de la Fiscalía General de la Nación que está a cargo de esclarecer la sangría en Urabá y que ha asignado a la Brigada 17 la captura de los responsables.

Los otros guerrilleros eran Abelardo , Eduardo . Tapujo , Camarón , Richard , Machetazo , Abrahán , Alexander , Trucha , Eduardo y Héctor . Yurlady era la única mujer del grupo, una paisa de 16 años que, como los demás, vestía camuflado de la Policía. Era la única que portaba revólver.

Todos llevaban fusil AK47. Papujo tiene como unos 24 años; Machetazo tiene unos 30 o 33 años; Abrahán tiene unos 22, Alexander , unos 16 o 17 años; Trucha , unos 18 y Eduardo, unos 20 , dijo un testigo a las autoridades.

James ordenó a algunos milicianos prestar guardia y a otros recoger y cortar leña y organizarla en el suelo al estilo de camas. Los guerrilleros montaron varias carpas pequeñas entre matas de plátano.

Los testimonios recogidos por la Fiscalía indican que el grupo pasó la noche en ese sitio y que a las seis de la mañana apareció una lancha a motor que lo transportó entre el Río León y el Río Chigorodó.

Nos fuimos por el Río Chigorodó hacia arriba y del sitio en donde nos dejó la lancha andamos una media hora por entre el río porque ahí el agua le da a uno al pecho.

Llegamos a un sitio que llama La Guacamaya y cruzamos la montaña a salir al Río Carepa. Es como una hora de camino. Llegamos como a las 12 del día y nos quedamos cerca de la orilla como hasta las seis de la tarde.

Lo matan a uno Ahí fue cuando Hojarasca dijo que íbamos a una masacre, que ningún miliciano se podía devolver y que todo el mundo dejara el miedo. Nadie dijo nada porque después dicen que uno es un voltiado y lo matan es a uno .

Las investigación estatal sobre la que se constituyó en la segunda masacre de Urabá, una macabra retaliación de las Farc por El Aracatazo y la aparición de los paramilitares en la región (ver recuadro), indica que a las ocho de la noche del lunes 28 de agosto, los guerrilleros llegaron a la mayoría de una finca situada a 1:30 horas de Los Kunas, el sitio que al día siguiente habría de ser escenario de la masacre de 19 trabajadores campesinos.

El grupo comió en la finca y acampó ahí hasta las cuatro de la madrugada cuando los guerrilleros se pusieron en marcha hacia el sitio Río Grande, un desvío de la carretera principal de Carepa que conduce hacia el aeropuerto Antonio Roldán Betancut y que está entre las fincas Los Kunas, Los Almendros y Santa Cruz.

La orgía empezó a las 5:35 de la mañana.

El primer bus que llegó fue un escalera. Hicieron bajar la gente y caminar en cunclillas hasta cerca de la empacadora de plátano y allí iban requisando a todo el mundo.

Venían otros tres buses y unos camperos. Ellos pusieron guardias lejos para que no dejaran devolver los carros. Machetazo y Héctor quedaron en la parte de atrás. James y los demás le pedían la cédula a todo el mundo. Las cédulas las tiraban al piso para que cada uno las recogiera.

Como James tenía una lista, él miraba y, si era uno de los que estaba en la lista, lo sacaban aparte, le decían que se tendiera en el suelo y madaban a los milicanos a que lo amarraran con las manos atrás. En eso se utiliza nylon de bananera.

Abelardo era el que paraba los carros y Tapujo y Yurlady estaban requisando la gente. A Camarón y a unos milicianos los pusieron a amarrar. Richard y James estaban requisando y pidiendo papeles. Los otros estaban haciendo la guardia.

Unos sí decían que no los mataran, pero los comandantes les decían que se callaran. Es que ese man ( James u Hojarasca ) carga una lista la verraca. Son como unas 100 personas en esa lista.

La gente cayó de todos los buses y carros que pasaban. Hicieron bajar unos 200 personas y cayeron 19 de la lista. Mujeres no. Hasta que no sacaron toda la gente, no le dijeron al resto que se montaran a los carros. Un miliciano dijo que conocía a uno y que él respondía por él y a ese lo soltaron.

Después comenzaron a disparar. La gente vio cuando los mataron. Les daban un tiro en la cabeza. Trucha , Alexander y Camarón se encargaron de eso, pero el último que les disparó a todos fue Papujo que iba rematando. James les gritaba que estos eran los h.p. de los esperanzados y de los comandos populares.

La matanza fue como a las 7:30 y de ahí Richard cogió tres carros para que nos sacaran hasta donde llegaba la carretera, carros pequeños, un Willys, un Suzuki y un Nissan. Después volvimos a Tempestad y cada quien a lo suyo .

Hay que tumbar gente Testimonios en poder del Estado explican el alcance real de las actividades de Luis Rivera y otros agentes rurales de las Farc en la explosiva región de Urabá y su proximidad a episodios como la masacre de Los Kunas.

Le dicen a uno que si quiere trabajar. El que quiera trabajar dentra. Cuando se dentra dicen que es un partido fuerte como cualquiera, que no tiene nada que ver con armas y ya después si le dicen a uno que tiene que ver con armas. Si uno se va a salir, no lo dejan y le advierten que lo matan.

Uno aprende a manejar armas: revólver, pistola y aprende a manejar fusil. Los mismos guerrilleros le enseñan. Pero no le hacen más entrenamiento si uno no es efectivo sino miliciano.

No le pagan nada. Se llaman Milicias Bolivarianas José María Córdova. Lo que se hace primero es investigación y después trabajar tumbando gente por ahí. Ese es el trabajo del miliciano: pendiente de lo que pasa. Hay unos que no han estudiado nada. Hay veces que se matan ladrones y basuqueros. Esa orden la dan los comandantes. La persona que manda aquí en la región es Karina , la que da la orden para todo.

Las órdenes para matar las pasa Luis Rivera que es el comandante de milicia. El manda a los milicianos, pero no se le dice al miliciano por qué. Esa información no se suministra.

Rivera también es comandante de finanzas. Se le pide plata a los bananeros y a los capataces, a todo el mundo. Los milicianos mandan a buscar a la gente y negocian con ellos y le ponen plazo para que den la plata.

Se habla y negocia según la capacidad de cada persona. Se piden hasta veinte millones de pesos. Eso es por año y hay unos a los que les piden 400 mil o 200 mil al mes.

Se negocia es con los administradores. Les avisan, van y hablan a la finca o buscan al dueño en Medellín o en dónde esté , ha relatado ante fiscales y oficiales de la 17 Brigada uno de los protagonistas de la sangría en el Urabá.

El Aracatazo El pasado 12 de agosto, el baile de los clientes de la taberna El Aracatazo , un sitio ubicado en el barrio de invasión El Bosque, en la salida de Medellín, se interrumpió de modo sorpresivo.

Quince hombres fuertemente armados ingresaron al lugar y asesinaron a 12 personas, nueve hombres y tres mujeres. La matanza hace parte de un conflicto que se salió de las manos de los rivales que la generaron.

Es por eso que las tres masacres cometidas el pasado mes de agosto, que dejaron un saldo de 52 campesinos muertos, ocurrieron por un error.

Así lo admite Carlos Castaño Gil, hermano de Fidel Castaño, Rambo , ambos comandantes de las autodefensas de Córdoba, en una declaración a un noticiero de televisión.

Todo comenzó con la matanza ocurrida el pasado 18 de agosto en el establecimiento El Aracatazo, en el barrio El Bosque del municipio de Chigorodó, de la que los hermanos Castaño y su organización fueron sindicados.

Castaño atribuyó el crimen a un error de los Comandos de Alternativa Popular, una mezcla de ex guerrilleros, ex miembros de las autodefensas de Córdoba y campesinos inconformes con la violencia de las Farc.

Algunos de ellos (los miembros de Alternativa Popular) se fugaron porque presumían que los iban a ajusticiar sus comandantes , dijo Castaño Gil.

Precisamente, narró Castaño, los participantes de la reunión en El Aracatazo eran simpatizantes de las Farc.

Sólo iban a capturar a tres de ellos, supongo que para darlos de baja, pero se presentó una confusión donde se creyeron atacados ante una falsa alarma, y dispararon contra ellos .

La supuesta confusión que propició la balacera, se produjo por la expectativa que tenían las autodefensas Populares ante la presencia de las Farc en la zona.

Este error, según Castaño Gil, le costó la vida a los 18 campesinos en Chigorodó.

Las siguientes dos masacres ocurrieron como una retaliación de las Farc a lo ocurrido en Chigorodó, según explicó Carlos Castaño.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.