ARRANQUE

ARRANQUE

Primero los muertos, después los puentes.Dura verdad con la cual nos tropezamos al analizar los altos índices de accidentalidad que han mostrado las estadisticas de algunas vías de la capital, en las cuales los peatones suman de manera dolorosa.

11 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Primero los muertos, después los puentes.Dura verdad con la cual nos tropezamos al analizar los altos índices de accidentalidad que han mostrado las estadisticas de algunas vías de la capital, en las cuales los peatones suman de manera dolorosa.

Obviamente, esta conclusión es la consecuencia de la forma como se desarrollan y crecen-en mínima calidad y cuantía-las calles de Bogotá, donde no se planean conceptos integrales de movilización sino se van haciendo soluciones a parches que nos llevan ha esas situaciones.

Por ejemplo, trabajan en el cerramiento de accesos y fluidez de avenidas como la Quito o la Boyacá con el fin de hacer un canal con un ritmo relativamente decente de movimiento de vehículos. Pero no tiene los puentes peatonales adecuados y la gente se ve obligada a jugarse la vida cuando quiere pasar al otro lado de la ciudad. En una de ellas, la Quito , además de intentar esquivar los 5 carriles de automóviles, pasa un tren por la mitad, y por una parte del centro de la Boyacá un río!.

Con tino y buena voluntad , la secretaria de Tránsito va a imponer unos límites de velocidad en un par de sectores de esas avenidas para evitar los atropellos. Eso está bien por un tiempo, mientras se hace algo realmente eficaz, como sería montar los puentes peatonales obligatorios para semejante sector tan neurálgico.

Bajar la velocidad no es la completa solución del problema pues sería la antítesis de la razón de ser de esas rutas de evacuación rápida. Estaríamos de acuerdo con todo eso simnos dicen que los controles son mientras se hacen esas obras. Pero de lo segundo no hay ni asomos, ni planos ni dibujos y sabiendo que trabajan en tres turnos, resulta más preventivo que efectivo el anuncio de los límites.

Además de que es bastante relativo el cuento de los 40 Kilómetros por hora cuando, en realidad, en esas avenidas rar ves se puede andar a ese ritmo. Lo que si resulta totalmente risible es el cuento de que van a cerrar los carriles rápidos en ciertas horas. Francamente, es la primera vez que me entero que enColombia hya carriles rápidos, cuando si es que éstos son por el lado izquierdo van ciclistas, motos, locos, entierros, zorras caminoes, cartoneros y gran cantidad de gente qye ni siquiera sabe que está estorbando.

A una serie de medidads y anuncios como éstos deben acompañarlos soluciones verdaderas y lo ideal sería que a las ruedas de prensa no se presenten aisladamente al funcionario doliente con los diagnósticos y los analgésicos sino también el cirujano con los correctivos de fondo. Esta era la perfecta oportunidad para que el IDU hiciera gala de su poder de anunciar, ilusionary contratar obras y llegara con un paquete de soluciones verdaderas al problema como, por ejemplo, además de puentes, cerrar los centros de las avenidas para que la gente no las pueda cruzar, como se hace en toda vía moderna en el mundo.

El punto final que nos inquieta es por qué, si es tan dramática la situación de los atropellos en estas rutas, la medida se implatará solamente dentro de mes y medio o más Mientras tanto qué?.

Obviamente, debe ser porque no tienen los radares, ni los policías, ni las herramientas de control para montar las redadas. Entre tanto, deberían colocar ciertas ayudas inmediatas. Por ejemplo, existe alguna valla que le diga a los peatones el riesgo que corren en esos sitios?.

Sancionan alguna vez a los motociclistas que cruzan en contravía estas avenidas y saltan por las ciclo rutas? Hay alguna señal que le diga a los automovilistas que en ela única vía rápida de Bogotá salen peatones debajo de cada hueco? No sería más rápido y definitivo intensificar la campaña de sanciones a los peatones que cruzan las vías en sitios indebidos y darles ayudas para que lo hagan con seguridad?Porque muchos accidentes se originan con el acelerador. Pero también otra buena dosis la fabrican ellos caminando irresponsablemente en zonas que no son propiamente peatonales, como las avenidas de alta velocidad de la ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.