LA LEGENDARIA MINA DE TENA

LA LEGENDARIA MINA DE TENA

La historia de una mina maravillosa ha despertado la curiosidad de todas las generaciones en Tena.

17 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Un aparte histórico dice: el Reverendo Padre Santiago ha dirigido los trabajos del puente de fierro, y se está haciendo una nueva explotación por los contornos de los Apartaderos . (Fecha 7 de junio de 1715).

A raíz de la expulsión de la Comunidad Jesuita ordenada por la Real Pragmática de Carlos III en 1767, la Real Audiencia de Santa Fe levantó expediente para investigar el paradero de la mina.

Pero el tesoro aún sigue escondido en las entrañas del Tequendama. La rica custodia del Templo de San Ignacio se encuentra guarnecida de diamantes provenientes de la misma mina.

Esta mina también se relata, que se encontraba en Ciénaga, al otro lado del río Bogotá, hacienda que perteneció a don Mariano Santamaría. Es así como varios hacendados de esa margen izquierda del río Bogotá reclamaron para sus tierras el lugar privilegiado en donde los jesuitas escondieron la legendaria mina.

Por ejemplo, mi abuelo José María Pinto Valderrama, dueño de la Hacienda de Santibar, organizó varias expediciones de guaqueros a la cordillera de Peñas Blancas para dar con el paradero del tesoro y muchos otros hacendados de la región hicieron lo mismo, con resultados negativos.

Bolívar y Santander, dueños de Tena Abandonada por Clemente Alguacil, quien desapareció con los realistas, Tena quedó en poder y pasó a ser de propiedad del gobierno de la Gran Colombia, el cual hizo donación de la hacienda a los generales Simón Bolívar y Francisco de P. Santander, por partes iguales, quienes cedieron sus sendos derechos a sus hermanas Juana Bolívar y Josefa Santander.

Luego, la primera cedió a la segunda todos sus derechos. El general Santander visitaba la hacienda de su hermana con mucha frecuencia, ponía orden en la región, disfrutando además de la placidez del paisaje de la bonanza y tranquilidad de Tena y de sus gentes e imprimió allí el mismo sello legal que inspira sus gestiones republicanas.

Por ejemplo, vale la pena anotar que el general Santander escribió en Tena el Código Militar quien se adoptó para la Gran Colombia, tal como lo prueba el ilustre historiador Jaime Durán Silva.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.