IBAGUÉ, LA ENVIDIA DE MOCKUS.

IBAGUÉ, LA ENVIDIA DE MOCKUS.

Tal parece que la vacuna contra la violencia que propuso el alcalde de Bogotá Antanas Mockus hubiera tenido efectos colaterales en la capital del Tolima.

14 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Armas e intolerancia, una mezcla explosiva Para envidia de Mockus, en Ibagué el número de muertes en los primeros seis meses del año disminuyó. De los 82 homicidios del año anterior se pasó a 71, en el mismo periodo del 96.

Una cifra que debería resultar alentadora pues está en contra de los pronósticos según los cuales el empeoramiento de la situación social y económica que afronta el Tolima y desde luego Ibagué degeneraría en una mayor problemática de violencia.

En todo caso, en lo corrido de julio y agosto, sí hemos tenido un inusitado aumento de homicidios que nos hace pensar que esa tendencia no se va a sostener mucho tiempo , afirma el médico Jorge Arturo Jiménez, director de Medicina Legal.

Por lo menos un cifra positiva radica en la disminución importante del número de jóvenes asesinados en Ibagué, con edades entre los 15 y los 24 años.

Portar armas, un suicidio? Sobre el porte de armas el médico Jorge Arturo Jiménez, coincidió con el comandante de la Policía Tolima, Guillermo Vélez, en que uno de los factores facilitadores de la violencia es el porte de armas, pues al llegar a situaciones de defensa requieren de un domininio mínimo.

El problema es que en nuestra cultura la intolerancia se desborda fácilmente. Las personas armadas no manejan las circuntancias de tensión. Un arma entre un carro no es sólo un elemento de defensa sino también de provocación. , afirma Jiménez.

Bien se dice en el argot popular mejor la seguridad que la policía , como una de las excusas para armarse. Sin embargo, la experiencia del director de Medicina Legal confirma que en el caso de atracos o hurtos, es muy poco lo que el ciudadano común que porta un arma para defenderse, está en capacidad de hacer.

Así lo prueban los pocos casos en que los agredidos responden a la delincuencia y eliminan el peligro. Lo más común es que si la persona intenta defenderse le quiten el arma y lo maten con el mismo artefacto , concluye Jiménez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.