VUELVE Y JUEGA

Me estoy volviendo monotemático. Mi mujer me dijo: eso es signo de vejez o de chifladura. Es peligrosísimo. Es algo como la menopausia masculina que se manifiesta muchas veces, por desgracia prematuramente alrededor de los 40.

14 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Cuídate!. Eso es en el hombre la segunda manifestación de esa etapa crítica. La primera, es la que ya sabemos...cállate, le dije. Te lo juro que esta será la última vez que hablo del tráfico urbano. Pero, yo que hago?. Me llueven cartas...y de puro chismoso llamo a radio Taxi y con esa sencillez mía tan característica de los grandes entrevistadores como Darío Arismendi y Yamid Amat...le pregunto a todos los taxistas que están en línea, su opinión sobre los cambios que se están haciendo en el tráfico urbano sobre las vías, los semáforos, las autoridades de tránsito...etc., etc. Terminé llorando. Nadie habla bien del tráfico de la ciudad. Inclusive una gran cantidad de ellos reconocienron que tienen parte de culpa en ese despelote. Algo así como una confesión anticipada en busca de absolución total. Y cuando empiezan a hacer la enumeración detallada de los problemas y cada uno buscando respuestas, escudriñando, averiguando responsabilidades...le dan a uno deseos de tener poder político, de opinión, de fuerza estatal para así plantearle seriamente a las autoridades la búsqueda de soluciones para un Ibagué mejor. Parece mentira...Todo empieza en la cartilla de buenos modales, del buen ciudadano, del respeto al derecho ajeno, de la honradez como lema de comportamiento, del no a la corrupción y a la mordida, del repudio al soborno. Ahí empieza todo...en esa mole olvidada, menospreciada y pisoteada que es la decencia y la buena educación. No hablo de la educación del ejecutivo, que domina, maneja el computador y recorre el mundo por la pantalla del Internet, ni del políglota, sino de la educación de todos, que nos pasamos por manteca las reglas de convivencia en una ciudad, quebrantamos las leyes, violamos los semáforos, nos colocamos en lugares donde no podemos ver el cambio de luces. Hacemos sentir nuestra prepotencia impidiendo el paso de los carros en las boca_calles interfiriendo el flujo vehicular, cruzamos a la derecha yendo por el carril izquierdo sin importarnos nada. Todo está permitido porque no hay autoridades de tránsito. Haga lo que quiera...viole las leyes. Esta es la ley de la selva. Todos somos Tarzanes y Janes en potencia. Usted puede parquear su carro para conversar, resolver disputas conyugales en plena avenida. Como taxista no necesita tener cambio para el usuario. Usted se detiene en plena vía. Busca un sitio para que le cambien el billete...y regresa tranquilo. A quién le importa lo que usted mortificó a los demás?. Y como usuario no tenga el dinero listo para cancelar el servicio: baje del carro. Saque la cartera y cuidadosamente luego de rebrujar durante un buen rato, saque el billete para pagar el servicio. Eso es ley fundamental del buen ciudadano. Y esos bachilleres entre tanto jugando trompos o canicas en las esquinas o coqueteando con cuanta minifalda sea visualizada. Para dónde vamos?. _Qué mostruo de desorganización!. No hay derecho.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.