HOGAR, DULCE HOGAR

HOGAR, DULCE HOGAR

Amanece. Los rápidos pasos de Roberto Oso Sánchez retumban en el pasillo. El técnico colombiano de ciclismo es el primero en salir de la cama. Las luces, que no se apagaron en toda la noche en los largos corredores, pronto dejarán de ser necesarias. Son las 4 y 30 mañana y la Villa Deportiva Antonio Roldán se despereza. Un nuevo día viene en camino.

26 de agosto 2001 , 12:00 a.m.

Amanece. Los rápidos pasos de Roberto Oso Sánchez retumban en el pasillo. El técnico colombiano de ciclismo es el primero en salir de la cama. Las luces, que no se apagaron en toda la noche en los largos corredores, pronto dejarán de ser necesarias. Son las 4 y 30 mañana y la Villa Deportiva Antonio Roldán se despereza. Un nuevo día viene en camino.

En esta Villa, hogar de los deportistas de alto rendimiento que compiten por Antioquia, el sueño llega a su fin. La casa está llena. Los 53 deportistas residentes de siempre tienen compañía. Con los Campeonatos Panamericanos de Ciclismo, que hoy finalizan en Medellín, llegaron 85 invitados más.

Los taches de las zapatillas de los ciclistas, que salen a entrenar a las 6 de la mañana, hacen creer que afuera se define una carrera de caballos. Son los más alegres y bulliciosos. Una hora más tarde se levantan los tres hombres y cuatro mujeres voleibolistas. Siempre será así, pues asisten a clase hasta las 11 de la noche.

José Francisco Sáenz, jugador de voleibol cartagenero, es el primer no ciclista en bajar a desayunar. Esta Villa es muy buena. Llegué acá luego de que en un campeonato un entrenador me vio jugar y me propuso hacerlo para Antioquia. Se vive en calma y en familia. Lo que menos puede gustar es que es complicado atender las visitas en el lobby, o que cuando uno habla por alguno de los cinco los teléfonos públicos hay muchos compañeros haciendo filas que quieren que cuelgues .

El reglamento es exigente. A las 10 de la noche se cierra la puerta. Solo con los que tienen permisos oficiales pueden hacerlo después. Así como los de voleibol. Una regla de hierro para todos: los siete atletas, 12 ciclistas, siete voleibolistas, un yudoca, 10 levantadores de pesas, tres nadadores, dos practicantes de subacuáticas, tres tenismesistas y cuatro boxeadores.

Antes del entrenamiento, la cafetería es la última escala. Alberto Montoya, mesero profesional contratado para los Panamericanos, se esmera por consentirlos. Se adaptaron muy bien a la comida. Lo que más comen son pastas, verduras y carnes. Algunos tiene dietas especiales de pollo. No ponen problema para nada .

En la Villa quedan pocos hacia el mediodía. Un carro con un buen equipo de sonido ingresa. Es Gílmar Mayo. El saltador de altura no vive acá. Tiene derecho, como otros 60 deportistas que viven en casa en Medellín, a las tres comidas. También visitará a la atleta Sabina Moya, una de las abuelas : vive acá hace cinco años.

Hora del almuerzo y de la siesta. Las aseadoras han dejado como un espejo las 38 habitaciones (de una, tres y ocho camas). La mayoría duerme antes de salir a clase. En el segundo piso están alojados los hombres (tienen dos baños comunitarios) y el tercero para las mujeres. Otros se meten a hacer pereza en las tres salas de televisión.

La Villa es muy funcional y el personal atento. Otra ventaja es que queda a 100 metros del velódromo. Por mejorar está que el agua no sea tan fría. Creo que la mejor Villa de América que es la del Comité Olímpico Mexicano , dice Héctor Ruiz.

Llegan las clases o las competencias en la noche, y la cena a las 9. El desfile de deportistas arrastrando sus chancletas se toma los baños. Dientes cepillados, algo de televisión y a dormir. La Villa, fundada en 1992 por Indeportes Antioquia, descansa. Un nuevo día viene en camino.

Otros dos oros y el título.

Dos medallas de oro en la ruta le aseguraron a Colombia el título de los Campeonatos Panamericanos de Ciclismo. Flor Marina Delgadillo, en damas, y Felipe Laverde, en Sub-23, subieron ayer a lo más alto del podio.

Delgadillo llegó de primera luego de emplear 2h 01m 11s para recorrer el trazado de 62,4 kilómetros. La mexicana Belem Guerrero obtuvo plata (llegó a 3m 16s) y la colombiana Martha López ganó bronce (perdió 3m 32s).

Laverde se impuso con una mayor diferencia. Recorrió el circuito de 156 kilómetros en 4h 33m 55s. El venezolano José Rujano fue segundo, a 4m 08s; y su compatriota Franklin Chacón tercero, a 5m 54s.

Los campeonatos finalizan hoy con la prueba de ruta en la categoría mayores, con un trazado de 188 kilómetros.

Tabla de medallería.

País Oro Plata Bronce Total.

1. Colombia 6 5 4 15.

2. Chile 2 2 4 8.

3. Cuba 2 3 3 8.

4. Argentina 2 2 2 6.

5. Barbados 2 0 0 2.

* Invitado por la organización del torneo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.