AEROLÍNEAS VENEZOLANAS: UN RESPIRO DE 30 DÍAS

AEROLÍNEAS VENEZOLANAS: UN RESPIRO DE 30 DÍAS

El gobierno del presidente Bill Clinton ha decidido darle a Venezuela 30 días para mejorar sus sistemas de seguridad aérea, un arreglo a corto plazo para una disputa que amenazó con prohibirle a las aerolíneas del país latinoamericano el acceso a Estados Unidos.

12 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

El acuerdo le da un respiro al gobierno de Venezuela, que la pasada semana se vio envuelto en una gran controversia cuando la Administración Federal de Aviación (FAA) de EE.UU. hizo más estrictas sus inspecciones a las aerolíneas venezolanas y las amenazó _ por segunda vez en dos meses_ con obligarlas a suspender sus servicios de pasajeros hacia EE.UU.

Prácticas laxas El caso venezolano no afecta al actual proceso de negociación abierto entre la FAA y los gobiernos de Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú sobre lo que la agencia estadounidense también describe como prácticas laxas de seguridad aérea . Sin embargo, estas naciones siguen el caso de Venezuela con mucha atención.

Por ahora, no parece inminente que EE.UU. vaya a sancionar a las compañías aéreas de estos cuatro países, pero las autoridades estadounidenses han señalado que se enfrentarán con restricciones en caso de que no realicen cambios significativos para mejorar sus sistemas de seguridad. Desde hace meses, la FAA se ha puesto más exigente no sólo con las aerolíneas de otros países, sino también con las de EE.UU.

El acuerdo venezolano _que cubre muchas cuestiones de procedimiento que la mayoría de las compañías aéreas dan por sentadas_ pone por escrito las dudas que muchos tenían sobre hasta qué punto el gobierno de Venezuela ha exigido durante los últimos años a las aerolíneas que cumplan con las normas de seguridad.

Funcionarios de la FAA han detectado serias deficiencias de entrenamiento, inspección y mantenimiento por parte de las aerolíneas de ese país durante largos períodos. También se han quejado de que los funcionarios venezolanos no han avanzado hacia la solución de esos problemas.

La crisis dejó la pasada semana a cientos de pasajeros esperando en los aeropuertos de Miami y Caracas. Como represalia, Venezuela obligó a dos aerolíneas de EE.UU. a cancelar vuelos.

Como parte del acuerdo de cinco puntos alcanzado entre Federico Peña, secretario de Transporte de EE.UU., y Moisés Orozco, ministro venezolano de Transporte, Venezuela se comprometió a elevar al 100% la vigilancia a todas sus aeronaves que vengan o vayan a EE.UU. Además de inspecciones de mantenimiento, el acuerdo prevé un aumento del escrutinio de cuestiones como el historial de los pilotos y la experiencia y entrenamiento de los despachadores de vuelos. De manera significativa, el acuerdo le otorga a EE.UU. un papel substancialmente más relevante a la hora de valorar el nivel de seguridad de los aviones venezolanos.

Por ejemplo, Venezuela ha aceptado la idea de un sistema de inspección doble que le da a los funcionarios estadounidenses la autoridad de decidir _al menos durante el próximo mes_ si los aviones están capacitados para volar a EE.UU. Un funcionario del Departamento de Transporte declaró que Venezuela también ha aceptado la asistencia técnica y ejecutiva de organismos de otros países.

Venezuela se ha comprometido a mostrar un progreso significativo en el cumplimiento de las normas internacionales de aviación comercial.

Por otro lado, ha aceptado desarrollar un plan detallado acerca de cómo cumplir con los mandatos de la FAA para alcanzar la llamada calificación de Categoría I , que indica que las aerolíneas extranjeras son lo suficientemente seguras como para expandir sus operaciones en EE.UU.

El año pasado, EE.UU. rebajó a Venezuela a Categoría II , calificación temporal que significa que el país tiene importantes deficiencias en seguridad aérea y debe corregirlas rápidamente si desea continuar volando a EE.UU.

Durante el gobierno de Clinton, la FAA se ha enemistado con Venezuela y otros países de América Latina al abogar permanentemente por unas normas más estrictas de aviación.

Venezuela no ha cumplido con varios plazos, al sostener cada vez que problemas fiscales y cambios de autoridades políticas le hacían imposible cumplir sus promesas de mejora. Como parte del acuerdo, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones de Venezuela buscará financiación adicional de la legislatura de la nación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.