ECOSALUD FUE DEJADA AL AZAR

ECOSALUD FUE DEJADA AL AZAR

Desde hace más de tres años la Superintendencia de Salud (Supersalud) y la Contraloría tenían la certeza de que Ecosalud estaba fracasando en su tarea.

11 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Estas autoridades, encargadas de vigilar que los recursos de los juegos le sean transferidos a las entidades de la salud, realizaron investigaciones desde 1993 en las que le advirtieron al Ministerio de Salud que las deficientes gestiones de Ecosalud habían generado ineficiencia, despilfarro y corrupción.

Sin embargo, ni el gobierno, ni el Ministerio, ni la Procuraduría, ni la Fiscalía, ni la propia Supersalud tomaron cartas en el asunto y dejaron crecer el problema hasta el punto en que, hoy por hoy, Ecosalud está en la bancarrota y en proceso de liquidación.

Esta decisión contrasta con varios pronunciamientos de la Corte Suprema de Justicia y del Tribunal Contencioso del Valle en los que se reafirma que Ecosalud o cualquier organismo de orden nacional debe tener el monopolio sobre todas las modalidades de juegos diferentes de las loterías.

Para algunos expertos consultados por la Unidad Investigativa (UI) de EL TIEMPO, la decisión de terminar con Ecosalud se propició por la presión política de los gobernadores, que prefieren recaudar y manejar en forma autónoma los recursos de la salud.

El gobierno aún no tiene claro cuál va a ser el esquema que reemplazará a esta entidad y los recursos de la salud están hoy en el limbo y sin ninguna autoridad que recaude los dineros provenientes de los juegos de suerte y azar.

Mercado inexplotado La Empresa colombiana de Juegos de Suerte y Azar ltda, Ecosalud, nació el 23 de julio de 1990 y se constituyó como sociedad comercial adscrita al Ministerio de Salud, es decir, una empresa industrial y comercial del Estado.

Tenía como funciones explotar y crear toda clase de juegos de suerte y azar diferentes de las loterías y las apuestas permanentes y contratar con terceros la explotación de los mismos. Los juegos La Telectrónica o La Instantánea son un ejemplo de ello.

La entidad también estaba obligada a recaudar un porcentaje de los dineros apostados en los casinos internacionales y nacionales, las máquinas tragamonedas, los salones de bingo electrónico y algunos juegos menores como rifas, esferódromos, dados, cartas y peleas de gallos.

Ecosalud debía transferir a las entidades de salud ubicadas en los departamentos y municipios el dinero que recaudara de las actividades mencionadas. Sin embargo, desde sus primeros informes sobre el tema, la Supersalud y la Contraloría advirtieron que Ecosalud no estaba cumpliendo con esta tarea.

El último informe de la Supersalud, de julio 25 de este año, precisó que la entidad nunca realizó directamente las operaciones de juego y que se limitó a contratar con terceros la explotación de algunos de ellos.

Durante sus seis años de existencia, Ecosalud no inventó, ni explotó directamente ninguna modalidad de juego, cuando estudios de factibilidad del Ministerio de Hacienda señalan que en Colombia sólo el 30 por ciento del mercado de los juegos se ha explotado. En otros países de América Latina las cifras pueden llegar al 70 por ciento, tal como sucede en Argentina.

Según cifras de este Ministerio, el mercado potencial de los juegos de azar en el país supera el de otros países de América Latina y puede representar unos 980.000 millones de pesos anuales. Sin embargo, en su mejor año, 1993, Ecosalud transfirió a la salud 6.000 millones de pesos.

Gerentes de lotería consultados por la UI, señalaron que resulta más rentable, en un país esencialmente apostador, explotar directamente los juegos que entregarles a terceros la explotación de los mismos.

Todos pierden Desde sus primeras investigaciones, la Supersalud detectó diversas irregularidades en Ecosalud que iban desde la falta de control a las firmas operadoras de los juegos, hasta la falta de giro de los recursos recaudados.

En las inspecciones se encontró que Ecosalud no tenía estimativos contables y financieros de las transferencias que debían realizar los casinos, las máquinas tragamonedas, los bingos, los poliedros y demás juegos mayores y menores de azar.

La entidad tampoco contaba con los estados financieros, ni con las cifras de endeudamiento, ni con los presupuestos consolidados de los operadores de los juegos.

Según un alto directivo de Ecosalud que prefiere mantener su nombre en reserva, la entidad simplonamente confiaba en la buena fe de los operadores de los juegos y creía en los balances y estimativos que ellos elaboraban .

Ante los cuestionamientos formulados en aquel año por la Supersalud, el entonces director de Ecosalud, Gonzalo Ríos, se limitó a responder que durante su administración se elaboró un estado de cuentas de la lotería La Instantánea , que hasta ese momento no se había hecho.

De otro lado, según un informe de la Contraloría de 1993, Ecosalud nunca elaboró una relación de pagos de los montos del dinero que se debían transferir a los departamentos y a los municipios. La entidad de control encontró un faltante de 3.748 millones de pesos en Ecosalud, que debían haber girado a la salud en ese año.

La Contraloría también encontró que entraron en operación diez juegos sin cumplir los requisitos legales y además, Ecosalud le autorizó una recapitalización a Inversiones Keno, sociedad que manejaba La Telectrónica , cuando estaba demostrado su constante incumplimiento en el giro de las transferencias.

A raíz de estas denuncias, a principios de 1995 se anunciaron investigaciones exhaustivas, sanciones drásticas y juicios penales y fiscales. Después de un par de meses, el asunto se olvidó.

Así, en una segunda visita a la entidad en septiembre de 1995, la Supersalud encontró que se estaban utilizando los dineros de la salud para obtener rendimientos financieros. Esto sucedió con el CDT 2096 abierto por Ecosalud en la compañía de financiamiento comercial Leasing Superior.

La Super no conoció el monto del CDT, pero estableció que Ecosalud se apropiaba de los intereses que producía el título y los contabilizaba como ingresos financieros, cuando pertenecían a las instituciones de salud.

Caos administrativo Además de las irregularidades detectadas, Ecosalud era poco menos que un caos administrativo.

Según las auditorias realizadas, nunca hubo claridad sobre quienes eran los deudores de la entidad y no se realizaron trabajos de interventoría a los operadores de los juegos.

Por estas circunstancias según el último estudio de la Supersalud la entidad no transfería a la salud la totalidad de los dineros recaudados con los operadores de juegos y tampoco giraba oportunamente los recursos a las entidades de salud.

Por ejemplo, la entidad retuvo durante un año (19951996) 3.954 millones de pesos que le pertenecían al Fondo Pasivo Prestacional del Sector Salud mientras que los giros a los departamentos y los municipios se realizaron con un mes de retraso en ese mismo año.

En materia de generación de recursos la situación era aún más dramática. Según las cifras del Ministerio de Hacienda, en 1995 las loterías transfirieron el 79 por ciento de los dineros, las apuestas permanentes un 16 por ciento y Ecosalud escasamente un cinco por ciento (ver cuadro).

Batazo a la salud Con el transcurso del tiempo, estas irregularidades produjeron resultados apenas naturales. Poco a poco, los ingresos de la entidad disminuyeron y actualmente la entidad presenta un endeudamiento mayor al 51 por ciento de sus activos.

Según las cifras de Ecosalud, en 1995 recaudó 8.292 millones de pesos, un 19,4 por ciento menos que el año inmediatamente anterior en el que se recaudaron 9.777 millones de pesos. En lo que va corrido de este año, Ecosalud tan sólo le ha transferido al sector de la salud 2.506 millones de pesos.

En 1992 y 1993, años en que la entidad produjo utilidades, el 28 por ciento de sus ingresos provenían de los juegos La Instantánea y La Telectrónica que fracasaron y en su momento fueron investigados.

Por otra parte, la entidad no obtuvo los ingresos esperados porque se sobrestimaron los recaudos de algunos juegos de azar (Ver recuadro).

Para expertos en la problemática de salud consultados por la UI, que prefieren mantener en reserva su nombre, el problema financiero de Ecosalud es producto de las malas administraciones que han caracterizado a la entidad.

Según estas personas, desde el gobierno del ex presidente Gaviria, Ecosalud se ha manejado con un criterio puramente clientelista en el que han primado las cuotas políticas sobre cualquier otra consideración. Po r la dirección de la entidad han pasado desde el tesorero de la campaña Samper Presidente , Santiago Medina, hasta el representante legal de la controvertida Asociación Amigos del Medio Ambiente, Fabio Durán Cadena.

Ver mañana el artículo Los Negocios del ex director de Ecosalud , Fabio Durán.

Pajaritos en el aire En 1996, Ecosalud proyectaba recaudar en ventas, durante tres meses, con el juego El Super Bingo Millonario 414 millones de pesos, pero tan sólo recaudó 363 millones, es decir, un 11 por ciento menos de lo esperado.

Para el juego Multibingo la entidad esperaba ingresos del orden de los 245 millones de pesos y sólo recaudó 82 millones, un 33 por ciento de lo calculado.

Pero el premio gordo se lo llevó el juego El Bate Millonario . En un escenario optimista se esperaban recaudar 135 millones de pesos en tres meses, pero tan sólo se recaudaron 13 millones de pesos, es decir, un 91 por ciento menos.

Por la sobrevaloración de los juegos, la Supersalud le recomendó a la entidad que se establecieran unos parámetros mínimos para la presentación de proyectos de juegos.

También señaló que se elaboraran criterios para los estudios de factibilidad económica y financiera de acuerdo con la clasificación de los juegos para evitar que no se generaran expectativas que no se fueran a cumplir.

En el limbo El Ministerio de Salud aún no tiene claridad sobre cómo se va a manejar el monopolio de los juegos de azar que regulaba Ecosalud. Al interior del gobierno existen dudas sobre el mecanismo permitido por la ley para liquidar la entidad.

Según algunos abogados consultados por la UI, Ecosalud debe ser liquidada mediante la promulgación de una ley que así pues las cosas en derecho se hacen como se deshacen, mientras que para algunos asesores del Ministerio de Salud, la liquidación se puede hacer mediante un decreto expedido por el Presidente de la República.

Y mientras al interior del gobierno se establece un acuerdo, los recursos destinados a la salud provenientes de los juegos de suerte y azar permanecen en el limbo pues no hay quien los cobre, los recaude y los transfiera a los municipios.

Por ahora, el Ministerio de Salud está trabajando en un proyecto de ley en el que se constituye una Comisión Nacional encargada de explotar y manejar de común acuerdo con los Consejos Regionales de Planeación el monopolio de los juegos de suerte y azar. La Comisión también vigilaría a los operadores de juego.

Sin embargo, estudios realizados por las loterías españolas, inglesas y francesas coinciden en señalar que la mejor manera de explotar el monopolio de los juegos de suerte y azar es la de crear una lotería de alcance nacional que contenga toda clase de modalidades de juego.

Por ejemplo, bajo este sistema de una lotería que aproveche diversas modalidades de juego, el gobierno de Inglaterra recauda 50.000 millones de pesos semanales mientras que el gobierno francés obtiene 2 billones de pesos anuales.

Para Jaime Castro según su ponencia en la Asamblea Nacional Constituyente respecto del tema de las loterías se deben desligar las loterías del poder político pues en ellas la clase política encuentra un lugar de financiación de las campañas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.