LO DEL 91 FUE UN PROCESO AMAÑADO

LO DEL 91 FUE UN PROCESO AMAÑADO

Entre el 31 de noviembre y el 15 de diciembre de 1991, 1.135 hombres pertenecientes a las Autodefensas del Magdalena Medio entregaron sus armas.

11 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Esa fue la culminación de un proceso que llevó a cabo Ariel Otero con el gobierno de Gaviria. Hoy, el presidente del comité de desmovilizados de esa región, Alfonso José Arrieta Morales, dice que esa negociación fue amañada .

Otero simplemente buscaba quitarse un problema de encima porque él estaba haciendo manejos indebidos. Buscaba enriquecerse a costillas de nosotros y sabía que podía ser descubierto. Por ese decidió cubrirse la espalda con el proceso , afirma Arrieta.

Las autodefensas desmovilizadas acusan a Otero de quedarse con el dinero que el cartel de Cali giró en una época para financiar sus actividades.

Arrieta explica que no todos los hombres que comandaba en ese entonces Otero entregaron las armas y que son precisamente esos disidentes quienes más adelante organizaron las autodefensas que hoy dominan la región del Magdalena Medio.

Camino lleno de espinas El comité que Arrieta preside nació a raíz de las citaciones que la Fiscalía hizo a la mayor parte de los desmovilizados en 1993.

Desde ese entonces él ha servido de interlocutor entre sus ex compañeros y el Gobierno con el fin de exigir el cumplimiento de los acuerdos suscritos al momento de la entrega de armas.

Los acuerdos señalaestablecían la reinserción total a la vida civil. Quería decir esto perdón y olvido para los que nos acogiéramos al proceso. También se nos prometió ayuda para conformar microempresas, proyectos de vivienda, tierras y posibilidad de trabajar con el DAS, la Policía y el F2 (hoy Sijin). No se han cumplido ninguna de esas cosas .

Arrieta ha sostenido entrevistas con funcionarios del Ministerio del Interior para renegociar esos pactos.

Asegura que los desmovilizados se dedican hoy a labores del campo. Si algunos de mis ex compañeros han reincidido ha sido con justa causa porque de alguna manera tienen que sobrevivir. No sólo los acosa el incumplimiento del Estado sino el temor de ser abatidos por las fuerzas guerrilleras , añade.

Otras épocas Este diario le preguntó si él justifica la existencia de los grupos de autodefensas. El respondió: No la justifico. Simplemente surgen como una necesidad. No es que los grupos de autodefensas sean buenos. La guerra no es buena. La persona que diga que ama la guerra no tiene sus facultades mentales en orden porque la guerra es para locos. Pero hay una necesidad de sobrevivir, uno se defiende a sí mismo y a todo lo que tiene que ver con uno: a su tierra, sus bienes y sobre todo su familia .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.