COCA Y PETRÓLEO:

11 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Muy graves, ciertamente, son las informaciones que llegan del Putumayo sobre la ocupación de los pozos petroleros por los grupos de cocaleros. Por ello elevamos nuestra voz frente a todos los que hoy participan en uno u otro bando de este conflicto, para formular un llamado a la cordura y a la sensatez.

A nadie conviene, a nadie sirve extender esta situación crítica a los pozos petroleros y, por el contrario, tal desarrollo solo contribuye a seguir enrareciendo el ambiente y a seguir aumentando los riesgos colectivos asociados con este proceso.

Los atentados contra el ramal del oleoducto transandino que lleva crudos colombianos y ecuatorianos hacia Tumaco y las tomas de algunos pozos, lejos de favorecer una pronta y justa búsqueda de salidas al conflicto, dilatan y obstaculizan los caminos del entendimiento, en procura de las decisiones que más convienen al bienestar colectivo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.