Dirigente bananero, ¿cómplice de 'para' o negociante de tierras?

Dirigente bananero, ¿cómplice de 'para' o negociante de tierras?

Editora Unidad Investigativa EL TIEMPO Medellín. Cuando se pregunta por la familia Echeverri Zapata en cualquier plantación del Urabá antioqueño, la gente identifica a sus miembros como los patrones de la zona. (VER GRÁFICAS)

03 de julio 2011 , 12:00 a.m.

Dicen que, desde hace 47 años, ese clan llegó a exportar banano, abrió 600 plazas de trabajo, apadrinó a quien se lo pedía y hasta levantó la escuela de la vereda California (en Turbo), obra de Rosalba Zapata, la matrona de la familia, quien, además, fungió como su maestra.

Pero cuando se indaga por Felipe Echeverri -empresario de 43 años, sangre hondureña y tercera generación de ese clan-, las caras de los campesinos se transforman.

Se acomodan el sombrero, sacan viejos papeles de sus mochilas y manifiestan, con una mezcla de rabia y miedo, que el hijo de doña Rosalba los engañó vendiéndoles La Niña.

Se refieren a una vieja pero fértil finca que los Echeverri adquirieron en los 60 y que, tras varias vueltas, terminó en manos de Emilio Hazbún y Cía., una pequeña firma perteneciente a otro poderoso clan bananero, del que hace parte un hombre que marcó con sangre su presencia en Urabá: Raúl Hazbún. Reconocido empresario del banano, Hazbún pasó a convertirse en un confeso paramilitar que, por años, alimentó la maquinaria de guerra de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) a punta de extorsiones a multinacionales y firmas locales. Y aunque Felipe Echeverri se preparó desde siempre para manejar el negocio de la familia, terminó con un poder de Hazbún en el bolsillo, en el que su amigo de infancia lo autorizó para negociar La Niña.

Según ese papel, Echeverri -administrador de empresas agropecuarias y gerente de tres bananeras que exportan a Europa y a EE. UU.- obtendría como pago el 10 por ciento de la venta del predio.

La trampa, según los campesinos, consistió en que cuando el empresario les vendió la tierra -el 5 de octubre del 2000-, esta ya era de la Nación, que, a través del Incora, les había tramitado la extinción de la propiedad a los Hazbún. "Pero Felipe nos dijo que éramos invasores, y que el señor Hazbún nos mandaba a decir que vendíamos o vendíamos".

Los términos del negocio se afinaron en una acalorada reunión, el 22 de junio de 1999, en la vereda la Teca, a la que fueron Echeverri, voceros de los campesinos y un tercer invitado: 'Rafa', ex guerrillero del Epl, que para entonces había mutado a paramilitar. Ese martes se acordó que la finca se iba a negociar en 480 millones, el precio que puso Echeverri. Y luego decidieron que las cuotas iban a ser descontadas, cada mes, a través de la comercializadora Banacol, para la cual trabajaban los campesinos.

Antes de sacar la calculadora para hacer las cuentas de lo que le tocaba dar a cada campesino, 'Rafa' sacó su revólver. 'No sabía que era 'para' ' El singular pacto, pagarle a la familia de un 'para' por un predio de la Nación, quedó en el olvido hasta que, en el 2005, Echeverri fue denunciado ante la Fiscalía. A lo largo de estos seis años el empresario ha sido acusado de conductas que van desde concierto para delinquir hasta extorsión. Pero desde su oficina de Medellín, donde accedió a hablar con EL TIEMPO, él insiste en que la venta fue transparente y pública, y en que si bien la propiedad había sido extinguida, la medida fue apelada y él tenía dos vías legales más para demostrar que La Niña era de los Hazbún y que había sido invadida.

Y explica que aceptó negociar esa tierra porque había hecho una transacción similar con otra finca invadida, que el Consejo de Estado ordenó devolver a los Echeverri.

Por eso, se lamenta de que este caso ya le haya costado su puesto como directivo de Augura, el poderoso gremio bananero del país, y varios créditos bancarios que le han negado por 'duda reputacional'. "Me condenaron socialmente sin esperar un fallo", reclama visiblemente perturbado este paisa de mediana estatura, piel morena y gesto desafiante, que se niega a dejarse fotografiar o grabar. Dice que se ha gastado tres veces en abogados lo que se ganó en el negocio de La Niña y que incluso ha recibido amenazas de muerte. Pese a que ya logró que le quitaran tres de los cuatro cargos, ahora intenta convencer a un juez de que no lo condene por estafa.

En su defensa alega que, aunque 'paras' como alias 'H.H.' dicen que Hazbún estaba en las autodefensas desde 1997, solo se enteró de que su amigo era 'para' el día en que se desmovilizó: a mediados del 2004. Sobre la presencia de alias 'Rafa' en medio de la negociación, explica que era un invitado de los campesinos y que así lo admitió el 'para' a la Fiscalía: "Era un ex Epl y muchos de los invasores de La Niña y de otras fincas tenían nexos con esa guerrilla", dice con firmeza. El joven empresario también le resta importancia al hecho de que él hubiera llevado en su carro a las funcionarias de la notaría de un pueblo cercano a Turbo, para que certificaran unos formatos en los que los campesinos se autoinculparon como invasores, reconocieron como dueños de La Niña a los Hazbún y manifestaron su voluntad de negociar: "Fue un trámite corriente por el que cobra cualquier notaría. Incluso investigaron a la notaria y no pasó nada". Con esos argumentos, espera librarse de una condena por estafa y aclarar finalmente si su labor fue la de emisario del 'para' 'Hazbún' -como lo aseguran los campesinos-, o la de un simple negociante de tierras. .

480 Millones de pesos El monto que los campesinos pagaron por La Niña. El dinero se les descontó de sus trabajos con Banacol y terminó dividido entre los miembros de la familia Hazbún. Echeverri recibió un 10 por ciento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.