MIAMI, EL NUEVO OASIS DE LOS GAY

MIAMI, EL NUEVO OASIS DE LOS GAY

Miami. Fecha: 25 de mayo de 1995.17 periodistas de publicaciones gay europeas llegan a Miami por invitación de la Alcaldía local para un tour diseñado para promocionar una parte sabrosita del sur de Florida:

26 de noviembre 1995 , 12:00 a.m.

Miami Beach. Fecha: 22 de noviembre de 1995. Lo sabrosito gustó, genera buenas entradas y ahora 16 periodistas de Estados Unidos y Canadá, de medios como Gay USA Cable Network, se alistan para una invitación similar.

Esta segunda visita está matizada por la fiesta más importante del año de la comunidad gay de la Florida: el White Party, donde anualmente llegan más de 2.500 personas.

Pero a qué vienen a Miami ese tipo de periodistas extranjeros y nacionales? No es un secreto. En la soleada Miami no sólo hay delfines, playas y centros comerciales. Desde hace años, Miami Beach se ha convertido en uno de los sitios gay más prometedores de Estados Unidos.

Todavía reinan en esta categoría San Francisco y Nueva York, pero con la llegada en masa de las mejores casas de modelaje y la industria del cine, rápidamente esta localidad está ganando puntos.

Y las autoridades locales quieren vender su ciudad. Quieren más turistas, de cualquier equipo. Saben que los gays son el sector de la población que más viaja y que anualmente gasta 17 billones de dólares en ese menester.

Estamos interesados en dinero para operar nuestra ciudad , acepta Michael Aller, de la Alcaldía de Miami Beach. En Ocean Drive, la avenida que bordea la playa en South Beach, abundan esbeltos y aceitados homosexuales que, caminan cogidos de la mano.

Normalmente, aún en Estados Unidos, las comunidades no aceptan este tipo de vida. Pero Miami Beach, una ciudad de 93.000 habitantes, es la gran excepción.

Hace tres años fue aprobada una ley ultra liberal que prohíbe la discriminación por orientación sexual, raza, religión o nacionalidad. Hoy, según Aller, alrededor del 10 por ciento de la población es homosexual. Es un ghetto gay de amplia aceptación.

Aquí hay muy poca tensión , comenta Gary Farmer, un homosexual que en 1985 decidió venirse desde Nueva York para abrir un restaurante para la comunidad artística y gay. Le puso el nombre de The Strand y hoy sigue siendo un éxito. Diez años más tarde, Farmer recuerda como él fue un pionero de Miami gay. Luego vino la revitalización, calles limpias y bares como el de Madonna.

Aquí existe una atmósfera abierta y de cooperación , agrega. Miami Beach es como un distrito rosado. Por el fresco color de las construcciones de Art Deco y por los detalles callejeros. En las esquinas regalan periódicos gay como Nosotros ( 10 condones gratis , anuncia la portada) y Wire, cuyo editor fue un aspirante gay a la alcaldía de Miami Beach.

Y caminando por Lincoln Road, un paseo tranquilo y amable donde polulan la limpieza, la nitidez y los salones de belleza, se aparece un sex shop para homosexuales llamado GW- The Gay Emporium.

Paisa gay Uno de los dos dueños es un paisa gay, Gabriel Prieto, que se la pasa todo el día iendo y viniendo entre GW y el Hotel Bayliss, su propio hotel para homosexuales, con capacidad para nueve parejas.

Según cuenta este colombiano de 32 años, en 1990 llegó a South Beach. Lo primero que hizo fue ir a la playa en busca de lubricantes y condones. Y como no encontró lo que quería, de ahí nació la idea de abrir una tienda para la comunidad gay .

Su almacén es el de mayor variedad de libros, ropa, videos, juguetes para adultos y parafernalia homosexu de Miami. Y como la ropa de cuero especializada (para actos sexuales) que importaba desde Alemania le salía muy cara, ahora la manda a hacer en Medellín. Allá ni siquiera saben para qué sirve eso. Claro que se está volviendo popular , dice Prieto.

Su segundo trabajo, el hotel, es un joint-venture con su mamá, que vive a tres cuadras y se encarga de la limpieza. Un cliente gay se siente más a gusto en un sitio de gente gay , comenta Prieto, mientras le muestra a este corresponsal las pulcras habitaciones del hotel. En el pasillo principal, salta a la vista una canasta con condones gratis (especiales para hombre) para los clientes.

Prieto no es el único colombiano, ni mucho menos: Aquí hay muchos colombianos, venezolanos, cubanos, puertoriqueños. En el caso de los colombianos, la mayoría son estudiantes que viven en la playa y trabajan en los bares .

Rumba: el toque final Como buen rumbeadero que es, Miami Beach también se ha vuelto famoso por sus bares para lesbianas y homosexuales. Y hay que saber a donde ir.

Glam Slam, sobre la avenida Washington, es comparado con el Palladium de Nueva York. La noche de la perdición es los viernes, anunciada aquí como la la noche gay más grande del sur de la Florida .

En Lincoln Road, la cita es en tres sitios: Twist, Paragon y Warsaw. Hoy la fecha es 27 de noviembre de 1995 y esta tarde termina el tour de periodistas. Entre los acontecimientos más sabrositos está el concurso de belleza Mr. South Beach. Poca celulitis, mucho músculo.

En las próxima semanas, las 16 publicaciones invitadas harán cubrimientos bondadosos de su visita. Y rebotarán por todo Estados Unidos frases de pila como la que usa el Gremio de Negocios de South Beach, una organización en pro del turismo homosexual: South Beach se ha convertido en el destino número uno de los años noventas de gays y lesbianas . A olvidarse de Flipper se dijo!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.