UN MAPA PARA SU FUTURO FINANCIERO

UN MAPA PARA SU FUTURO FINANCIERO

El tiempo realmente pasa volando y una de las principales preocupaciones es cómo lograr acumular el dinero necesario para enfrentar cada etapa de la vida.

11 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Una manera de hacerlo es diseñar un mapa, una trayectoria que dependerá de la edad, los ingresos y las perspectivas de desarrollo.

En qué invertir a los 25 años? Cuál es el mejor momento para comprar una casa, un carro? Son buenas las acciones? Cómo financiar su educación? Estas preguntas son obvias, pero mucha gente no suele formulárselas. Lo usual es que cuando se percibe la necesidad de incurrir en un gasto o inversión se trata de hacer sin mayor planeación previa.

El mundo moderno es competitivo y exigente. La educación requerida es cada vez más sofisticada y costosa.

Hasta la planeación de una vejez tranquila ha tenido serios cambios en los últimos años.

Y el cambio de fondo es que el país de hoy es más consciente de que una pensión es un beneficio altamente costoso que es necesario empezar a conformarlo desde los primeros años laborales.

Tome lápiz y papel o abra su programa de Excel en su computador y trate de empezar a planear su futuro económico. Nunca es tarde.

De los 25 a 35 años Esta es la etapa de la vida en la que usualmente se termina el proceso de educación universitaria y de posgrado. Se dan los primeros pasos profesionales y aún no se logran alcanzar los máximos niveles de ingreso.

Estos diez años son definitivos para adquirir ciertos hábitos financieros que serán claves en el futuro y es el momento del aprendizaje. Se admiten los errores, pero es necesario afrontarlos con rapidez y decisión.

Un error financiero con consecuencias graves hacia el futuro sería, por ejemplo, darle demasiado valor al esparcimiento, los autos lujosos. Es decir, que prime el consumo y no el ahorro. Así, una persona llegaría fácilmente a los 40 años sin haber hecho la inversión clave de todo colombiano medio: la vivienda.

El país en conjunto ha sido un ejemplo claro de ese error. Entre el 91 y el 94, Colombia fue como un joven alocado con buen sueldo que se dedicó a viajar, comprar carros, ropa importada y electrodomésticos sofisticados.

Su flujo de ingresos fue tan bueno que hasta se endeudó para gastar. Ahora se dio cuenta de la realidad: está sobreendeudado, sin un sólo peso ahorrado y con la perspectiva de que su salario no va a aumentar mucho.

En los últimos cuatro años el ahorro de la economía se deterioró notoriamente cuando pasó del 15 a cerca del 8,0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El análisis tradicional que hacen los macroeconomistas sobre un país es igualmente válido para las personas: sin ahorro no puede haber crecimiento en el largo plazo.

Consejos prácticos -Establezca un hábito de ahorro automático para proyectos de corto plazo. Una cantidad de dinero al mes que separará de sus ingresos para congelarla en una cuenta que después convertirá en un título a término fijo o cualquier inversión de bajo riesgo.

-Cree su propio fondo para emergencias. Una especie de cuenta especial para guardar otra pequeña parte de sus ingresos que sirva o ayude en casos fortuitos.

-Empiece a investigar sobre inversiones. Qué son las acciones y qué perspectivas tienen, la vivienda, el comportamiento del dinero en cuentas simples de ahorro, en CDT, en bonos y otras opciones que se pueden encontrar en el mercado financiero. Puede probar adquiriendo cantidades pequeñas de acciones junto con amigos o familiares. De todas maneras, recuerde que estas son inversiones de largo plazo.

-Establezca relaciones desde ahora con asesores financieros: un comisionista de bolsa, un contador y un abogado serán claves en el futuro.

-Si puede, compre vivienda. Las condiciones actuales del mercado de la vivienda son favorables: los precios son atractivos y los constructores están ofreciendo buenas posibilidades.

Solo hay un factor adverso: la tasa de interés de la deuda para adquirir vivienda es alta aunque algunas corporaciones han disminuido cerca de 2 por ciento las tasas lo que representa un alivio.

- Va a comprar carro? Haga bien sus cuentas. Recuerde que hoy por hoy los carros se deprecian más que antes y que la tasa de financiación es superior al 45 por ciento en muchos casos, con lo que tener un vehículo es un atentado contra su capacidad de ahorro.

-Compre seguros de vida, de incapacidad, para el automóvil y para su casa.

-Si tiene hijos, también es el momento para empezar a ahorrar para su educación. Hoy se necesitan al menos tres millones de pesos anuales para pagar la universidad. En cinco años, el gasto sería, a precios de hoy, de 15 millones de pesos.

Si, por ejemplo, quisiera ahorrar ese dinero en cinco años, tendría que poner en el fondo (con rendimiento del 34 por ciento anual), cerca de 1.200.000 pesos cada año. Ojo, este cálculo no considera que en cinco años los quince millones ahorrados ya no tendrán el mismo valor. Es decir, sería necesario ahorrar también para protegerse de la inflación.

-Lea un libro sobre inversiones, al menos una vez al año.

-Suscríbase a una publicación financiera que lo mantenga al tanto de las grandes tendencias de la economía.

De los 35 a los 45 Esta es la época de la vida en la que la mayoría de las personas se ven enfrentadas a los gastos más fuertes: educación y sostenimiento de la familia. Sin embargo, debe ser al mismo tiempo el momento en el que se logran los mejores avances salariales y profesionales. Es además, el momento de decidir cuáles van a ser sus opciones para jubilarse: un sistema privado, el público, una combinación y otras opciones.

Objetivos -En la medida que sus ingresos crecen, es necesario asegurarse de que la tasa de ahorro también está creciendo al mismo ritmo, de lo contrario, gran parte de su esfuerzo se esfumará en consumo.

-Busque todas las posibilidades para obtener descuentos en las tasas impositivas. Por ejemplo, la compra de vivienda o la inversión en educación, representan descuentos para efectos de la retención en la fuente.

-Revise el inventario de sus propiedades. Quizá hay algunas que no estén aseguradas.

-No pare de estudiar y leer sobre finanzas y economía. La información tiene un valor definitivo en la toma de decisiones.

De 45 a 55 años Llegó el momento de ponerse muy serio con el tema de la pensión. Pero, ponerse serio no implica empezar a ahorrar, usted a los 45 años debe tener, al menos, 15 años de ahorros pensionales.

Por ejemplo, si usted durante los últimos quince años tuvo un salario cercano al millón de pesos de hoy, debería tener ahorros equivalentes a los 60 millones de pesos, solo para efectos de su pensión.

En realidad la preocupación por su jubilación debe estar orientada a si su dinero está en el fondo correcto, o invertido en los activos más rentables.

-Tradicionalmente en este periodo de la vida los gastos deben empezar a disminuir porque parte de la familia empieza a percibir sus propios ingresos. Esto indica que usted debe pasar de ser un demandante puro de crédito a un ahorrador neto.

Objetivos - Maximice la rentabilidad de sus ahorros.

-Realice las provisiones necesarias para responder por el cuidado de sus hijos y dependientes en caso de que usted muera. Haga las cuentas, qué activos y recursos líquidos serían necesarios en caso de su deceso? De los 55 años en adelante Lleg el momento de proteger el capital acumulado y disfrutarlo. Además, hay que tomar decisiones sobre cómo se va gastar el dinero. Algunos preferirán dejar el capital a los herederos, otros toman la decisión de gastarlo y algunos pocos les alcanzará para las dos cosas.

Objetivos -Cambie sus inversiones hacia opciones más conservadoras. Si tiene acciones u otros papeles de renta variable, quizá sea el momento de cambiarlos por títulos de menor riesgo.

-Maneje el endeudamiento con mucho cuidado. No es el momento de sobrepasarse en deudas.

-Considere la posibilidad de mudarse a una vivienda más pequeña que le reduzca los costos fijos y pueda utilizar el dinero restante en ahorro o esparcimiento.

-Recuerde que su retiro del trabajo seguramente se producirá entre los 60 y 65 años y que las expectativas de vida han aumentado en los últimos años y esto indica que necesitará más ahorro para estar tranquilo al final de su vida.

Hoy por hoy, si un colombiano llega a los 60 años, tiene la expectativa de vivir al menos otros quince años. Mantener un ingreso decoroso, que crezca con la inflación durante ese tiempo, no es fácil.

Por ejemplo, si su ingreso no aumenta, en dos años habrá perdido la mitad de su poder adquisitivo con la inflación actual.

Nota: versión libre de un artículo publicado recientemente por el diario The Miami Herald.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.