Infecciones respiratorias se disparan con la lluvia

Infecciones respiratorias se disparan con la lluvia

Una de las principales causas de complicaciones y fallecimientos en los menores de 5 años son las infecciones respiratorias, dificultades que, bajo un adecuado cuidado de padres y personal médico, pueden prevenirse.

29 de junio 2011 , 12:00 a.m.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2010, la infección respiratoria aguda -especialmente la neumonía- la diarrea y la desnutrición hacen parte de las principales causas de mortalidad en América Latina. Según cifras de Unicef, 3,5 millones de niños menores de 5 años mueren cada año por complicaciones respiratorias y por diarreas.

Estrategias de prevención Los cambios bruscos de temperatura favorecen la infección por virus o bacterias. Por esa razón, los pediatras recomiendan abrigar a los niños antes de un cambio de lugar, pero no excesivamente.

Es importante lavarse las manos, ventilar espacios, mantener juguetes y muebles desinfectados y no permitir que adultos enfermos se acerquen a los menores de 1 año, particularmente porque son quienes se complican con mayor facilidad. Así mismo, tener completo el esquema de vacunación, alimentar al bebé con leche materna exclusiva durante sus primeros seis meses de vida, y con frutas y verduras cuando haya alimentación complementaria.

Es importante, durante el tratamiento, aumentar el número de tomas, tanto de leche materna como de jugos de frutas o bebidas endulzadas con miel y limón.

El director científico de Ser Vital, Giovanny Zapata, sugiere que el mayor consumo de comidas industrializadas (paquetes) llevaría al aumento de alergias en los niños y a disminuir sus defensas.

Para disminuir el riesgo de contagio, expertos recomiendan evitar saludarse de mano o de beso y frotarse los ojos cuando hay gripa; aconseja cubrirse la boca al toser o estornudar y usar pañuelos desechables.

Momentos de alarma Molestias sencillas pueden convertirse en complicaciones si no se tratan adecuadamente. Clemencia Mayorga, jefa de pediatría del Hospital San Rafael de Bogotá y miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, recomienda a padres y cuidadores no dar jarabes para la tos, pues esta es un mecanismo de defensa y al suprimirse, las secreciones se quedan adentro y aumentan las dificultades respiratorias. Es importante identificar señales de alarma en el niño, como respiración rápida, hundimiento de las costillas al inhalar y exhalar; somnolencia, falta de apetito, rechazo a recibir líquidos y fiebre persistente y mayor de 38,5 grados.

La presencia de uno solo de estos síntomas es señal de que el niño debe ser llevado a urgencias.

Evite alguna complicación Clemencia Mayorga, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, recomienda: Si el niño recibe leche materna, debe tomarla con más frecuencia. Para bebés mayores, ofrecer comida en pequeñas cantidades y aumentar los líquidos.

Mantener la nariz limpia. Niños con síntomas no deben ir a jardines ni colegios. Mantener ambientes ventilados, usar pañuelos desechables y lavar manos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.