Empieza el retiro

Empieza el retiro

La semana pasada, Barack Obama anunció que acelerará el retiro de tropas gringas de Afganistán. Este año regresarán 10.000 soldados, otros 23.000 lo harán en el primer semestre del próximo y los 68.000 restantes volverán a su país en el siguiente bienio. La decisión suscitó discrepancias en el alto mando militar.

27 de junio 2011 , 12:00 a.m.

El almirante Mike Mullen, jefe de las Fuerzas Armadas, señaló que habría preferido un retiro más lento y el general David Petraeus, quien pasa de comandante en Afganistán a director de la CIA, expresó que la agenda señalada por el Presidente es "más agresiva" que la que habían recomendado los uniformados. Pero ambos reconocieron que su opinión solo refleja un punto de vista militar y que Obama tuvo en cuenta otros ingredientes. Se trata, en suma, de una decisión política que copiaron luego Alemania, España y Francia.

¿A qué debe atribuirse? Algunos creen que la guerra en Afganistán, que cumple diez años, ya se ganó; otros piensan, en cambio, que es imposible ganarla. En realidad, no hay una sola razón. En ella influyen su alto precio -ha costado hasta ahora un billón de dólares-, el desangre permanente -1.600 soldados norteamericanos, 2.500 de la coalición aliada y más de 100.000 ciudadanos afganos muertos-, las elecciones presidenciales del año próximo y la baja de Osama Ben Laden en Pakistán, que marca un hito en la lucha contra Al Qaeda.

La guerra contra el terrorismo en Afganistán, decretada por George W. Bush con apoyo nacional e internacional tras el ataque contra las Torres Gemelas y el Pentágono en el 2001, conforma una telaraña compleja. De ella hace parte la invasión de Irak, que, a diferencia de la anterior, no fue aprobada por la ONU ni contó con el apoyo de todos los aliados de Washington. También, el papel de Pakistán en la lucha contra los talibanes, con los cuales eventualmente podría llegarse a un acuerdo.

La desconfianza de Estados Unidos con el gobierno pakistaní aumentó tras comprobarse que sectores militares de aquel país protegieron a Ben Laden.

Ahora, la Casa Blanca sabe que debe vigilar más de cerca a Pakistán, pues, como dijo un alto funcionario estadounidense: "Ya no hay ninguna amenaza internacional que provenga de Afganistán; ahora el peligro viene de Pakistán".

Otro factor surgido en los últimos meses es la rebelión de las masas en los países árabes. El senador Richard Lugar, de la comisión de Asuntos Internacionales, señala que es preciso reubicar los recursos militares y económicos en países que los van a necesitar, como Yemen, el norte del África y Somalia. Sin embargo, la ayuda será distinta a la que prestaba ahora el Pentágono. Cada vez habrá, como en Libia, más apoyo aéreo y estratégico, y pocos o ningún soldado en el terreno. Aumentarán también las labores de espionaje e inteligencia, sobre todo en Pakistán, lo que no implica desplazamientos de tropas. Las lecciones de Vietnam, Camboya, Laos, Irak I, Irak 2 y Afganistán no dejan de repicar en el subconsciente de Estados Unidos.

Una de las razones más hondas y poderosas del retiro de tropas es el frustrante desarrollo democrático afgano. El éxito inicial que permitió derrocar al régimen talibán se empantanó poco a poco. El nuevo Plan Marshall que anunció Bush no se materializó nunca. La "construcción de una democracia" solo funciona en algunos niveles, pues el gobierno de Hamid Karzai está rodeado de caciques corruptos. La paz interior no ha llegado. El sábado, sin ir muy lejos, un atentado en un hospital infantil dejó más de 35 muertos. Con soldados extranjeros o sin ellos, Afganistán dista mucho de ser una tarea cumplida

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.