La pintura, fase crítica

La pintura, fase crítica

Aunque al final de cada etapa de la fabricación y el ensamblaje hay operarios dedicados a detectar fallas de cada una de las estaciones, el proceso de pintado se hace dentro de estrictos parámetros de higiene, pues es un proceso delicado que requiere toda la concentración de quienes intervienen en él.

25 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Una vez preparada la lata, la carrocería entra a un horno especial, en donde arranca el proceso como tal (ver: 'Así se llega al color'). Al final, bases y pintura no deben dar más de 125 micrones de espesor, medida que equivale a una hoja extremadamente delgada de papel. Con la cabina perfectamente sellada, el experto aplica de manera uniforme la pintura, vestido con un uniforme especial (incluidos anteojos, gorro, guantes y polainas) para evitar que la pelusa de su ropa o la mugre de sus zapatos contaminen. Coloreado el vehículo, se deja secar naturalmente o ingresa al horno para acelerar ese proceso. De ahí pasa a un área especial, en donde manos expertas aplican un barniz poliuretano que le da brillo y protege la pintura de los rayones y del sol.

Ese espesor de la capa completa lo miden ensambladoras con una especie de 'estetoscopio' que muestra en una pantalla digital cuántos micrones tiene la pieza. Si es muy dispareja en las diferentes piezas del vehículo, o marca más de 110-120 micrones es porque la base está 'mal echada' y la pintura se saltará más fácilmente. Pero si marca dentro de los límites normales y los expertos tuvieron la precaución de realizar estrictos controles de calidad durante todo el proceso, pasa al armado final.

Así se llega al color.

1. Cuando la carrocería llega al área, se limpia.

2. Luego se le aplica la cataforesis, un recubrimiento especial que evita la corrosión. Lo hacen por inmersión, es decir, meten la carrocería completa en una especie de piscina.

3. Se aplica la primera base y se hornea a muy altas temperaturas para que se adhiera el material.

4. Se añade el color.

5. Aplican barniz para el acabado final.

6. Se seca en un horno, a altas temperaturas.

7. Pasa a un estricto control de calidad, en donde los expertos marcan con un lápiz especial las imperfecciones

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.