LO OSCURO DE UN EMBALSE

LO OSCURO DE UN EMBALSE

En un montón de tierra abandonada están sepultados más de 600 millones de pesos. Es la represa de Mancilla, una obra abandonada desde hace un año y que se convirtió en un pequeño Guavio para Facatativá.

10 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

La administración municipal suspendió los trabajos en agosto del año pasado cuando un informe técnico advirtió que el terreno era inadecuado para un embalse. Pero quienes lo construían sostienen que esa fue una grave y costosa equivocación.

La Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría Municipal tienen expedientes en etapa preliminar de investigación.

La construcción en la vereda Mancilla, a un kilómetro del área urbana, comenzó en marzo de 1994. Según Alvaro Bernal, ex alcalde local, un estudio mostraba las bondades del proyecto para evitar los racionamientos de verano en el municipio.

Se trataba de desviar la quebrada Mancilla, que nace en el Alto del Vino, para el manejo de agua. El presidente del concejo municipal, Francisco Hernández, dice que ese proyecto era el menos recomendado en un estudio de Fonade.

Los trabajos avanzaron durante más de un año. El ingeniero Alvaro Nivia, quien realizaba la interventoría, explica que en junio de 1994 se había corregido el diseño porque en las excavaciones fueron encontradas unas piedras inmensas. Entonces, se dio un giro a la presa hacia una parte más alta .

La idea era reducir las pérdidas de agua pues existían problemas de impermeabilización. Nivia señala que una firma proyectista estimó que se filtraban alrededor de cuatro litros por segundo, pero la vida útil del embalse sería de 10 años.

El actual jefe de Planeación, Luis María Micán, asumió como interventor en abril de 1995 y pidió asesoría a Ingetec, que recomendó estudios adicionales. Un informe de esa firma señala que la tubería para desviar la quebrada se debió hacer por la margen derecha y no por la izquierda.

Así mismo, propuso tender los taludes de la presa para darle más consistencia a la presa. Ese cambio representaría una inversión de 150 millones de pesos. La actual administración determinó suspender los trabajos y decidió luego emprender la construcción de la presa del Gatillo, a tres kilómetros de Faca.

El ingeniero Nivia asegura que los estudios muestran que la tubería está en su margen correcta y los taludes están bien hechos en su forma un tanto inclinada.

La discusión técnica continua. Mientras tanto, estamentos ciudadanos de Faca esperan que en el futuro los racionamientos no sean la consecuencia de los desaciertos.

Contrapunteo La alcaldía y el concejo municipal se preguntan por qué la administración pasada inició el embalse de Mancilla en un sitio inadecuado y en contra de mejores posibilidades.

El ex alcalde Alvaro Bernal y el ex interventor Alvaro Nivia consideran inexplicable que se haya paralizado la construcción.

Las autoridades locales aseguran que la inversión en Mancilla supera los 600 millones de pesos.

Nivia dice que cuando dejó la interventoría se habían invertido 400 millones. No me explico cómo ni en qué se gastaron más de 200 millones más, en escasos dos meses .

Según la actual administración, la represa del Gatillo costará 4.000 millones de pesos y solucionará el problema de almacenamiento de agua en los próximos años.

Nivia dice que la represa de Mancilla era más económica y efectiva.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.