La autopista de fibra óptica y los 'marginados digitales'

La autopista de fibra óptica y los 'marginados digitales'

El pasado 17 de mayo, Día Mundial de Internet, fue anunciada con bombos y platillos la apertura de un proceso licitatorio por parte del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, que debe llevar la fibra óptica a 500 municipios más para completar 700 en el país y que mereció un editorial de respaldo en el periódico El Tiempo.

24 de junio 2011 , 12:00 a.m.

BRECHA DIGITAL .

Plausible el hecho y la intención. En un país en donde la descentralización ha ido en retroceso por culpa de la ineficiencia e incapacidad de gobernadores y alcaldes, dos ciudades concentran no menos del 60 por ciento de la banda ancha, por lo que se está creando una enorme brecha digital entre el 'puente de oro' -Medellín y Bogotá- y el resto del territorio colombiano.

Pero queremos anotar algunas inquietudes a la luz de recientes hechos en el mundo de la tecnología. Hace no mucho tiempo vislumbramos la tendencia hacia la movilidad. Hoy, el mundo está lleno de smartphones (teléfonos inteligentes), netbooks, portátiles y las recientes tabletas, como el IPad de Apple o el Xoom de Motorola; hablamos de una tecnología inalámbrica, WiMax, que sería la panacea para superar la brecha digital.

Razones que sería prolijo enumerar no permitieron el despegue de WiMax. Pero ha ido en crecimiento la utilización de puntos de acceso Wi-Fi y la creación de conceptos híbridos que permiten combinar un potente ancho de banda con puntos de acceso Wi-Fi en cadena, que crean nubes de conectividad inalámbrica que cubren zonas muy grandes y hasta todo el casco urbano de algunas ciudades en el mundo.

Por otro lado, comienza a despegar la tecnología LTE o 4G, que permite prácticamente la convergencia de varias tecnologías inalámbricas en esta nueva llamada 4G, la cual permite velocidades de acceso en movimiento iguales a conexiones físicas de banda ancha.

El más reciente hecho, que nos indica una apuesta por la movilidad, es el lanzamiento del software y el portátil de Google que todos llaman ya el ChromeBook. Es un computador sin software operativo instalado, que depende del famoso cloud computing o almacenamiento en la nube y, por ende, está llamado a estar siempre conectado a través de Wi-Fi o 3G.

Hay que Unir recursos Ahora bien, hay que hacer un par de preguntas: ¿la autopista de fibra óptica hecha con recursos del Estado va a beneficiar a los actuales jugadores de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en el país?, ¿se les va a cobrar un peaje justo, por la inversión estatal?, o ¿simplemente, el Estado va a construir una autopista para que transiten todos, incluidas las empresas de telecomunicaciones? Todos los comentarios hechos atrás acerca de la tendencia inalámbrica nos permiten sugerir algo que habíamos anotado en Portafolio, días atrás: por qué no buscar unir los recursos que destinan el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y el Ministerio de Educación Nacional para el pago de conectividad de establecimientos educativos y entidades oficiales y abrir una licitación internacional más ambiciosa, que incluya la posibilidad de ofrecer propuestas que combinen la llegada de la fibra óptica con redes Wi- Fi, como existen hoy en Madrid, Filadelfia, Buenos Aires, Amsterdam, Castilla la Nueva, en Meta o Sincé, en Sucre, donde la cobertura inalámbrica llega gratis a casi todo el casco urbano, o Bucaramanga, que ha logrado crear una red híbrida con WiMax y Wi-Fi, la cual ha llevado acceso inalámbrico gratis o a bajo costo a grandes zonas de esa ciudad.

Los costos de construir esa 'doble calzada óptica', como la llamó el editorialista de El Tiempo, no pueden beneficiar de entrada a quienes tienen el músculo financiero para hacer grandes inversiones y no las hacen por la relación costo-beneficio.

TODOS LOS COLOMBIANOS SE INSERTEN EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN La llegada de la fibra óptica a lugares remotos no puede convertirse en privilegio de unos cuantos.

Este gran propósito debe estar acompañado, además, de una inmensa campaña de alfabetización digital que permita que todos los colombianos se inserten en la era de la información. No podemos permitir que esa nueva clase de desadaptados, los 'marginados digitales', se conviertan en uno de nuestros negros indicadores a nivel mundial

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.