Justicia, camino a la paz

Justicia, camino a la paz

22 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Las relaciones entre justicia y paz exigen un debate a fondo, que los colombianos estamos en mora de adelantar. Lo que hoy vemos -como ha ocurrido en tantas oportunidades de nuestro devenir histórico- es una serie más de sucesivos bandazos que no resolverán jamás una situación tan difícil como esta.

Con frecuencia, en efecto, se hace prevalecer la peligrosa tesis de que con tal de conseguir la esquiva paz puede llegarse hasta el sacrificio de la justicia.

Ejemplos al canto: cuando, como Fiscal General de la Nación, me abstuve de participar en los diálogos del Caguán, sectores del gobierno de entonces, y aun editoriales de El Colombiano, me acusaron de atravesarme a la paz, siendo que solo exigía el cumplimiento estricto de decisiones de carácter penal.

Como entonces se vivía la época "eufórica" de la paz, 'Tirofijo' no era el guerrillero asesino de las monjas en Inzá, sino 'Don Manuel'.

La televisión repetía imágenes de guerrilleros (muchos de ellos hoy muertos) enarbolando la bandera nacional y vociferando consignas en actitud desafiante.

Se les daba el tratamiento de "insurgentes" y hasta se propuso ¡que la toalla con que 'Tirofijo' enjugaba el sudor de las selvas caqueteñas se exhibiera como pieza de nuestra memoria histórica en el Museo Nacional! Todo cambió, sin embargo, con el secuestro del avión de Aires en el Huila.

Entonces, el mismo gobierno que les había dado tan indulgente tratamiento con la esperanzadora idea de lograr la paz inició una ofensiva diplomática hasta conseguir que la Unión Europea los declarara "grupo terrorista", pese a que desde mucho antes de iniciarse las conversaciones ejecutaban acciones terroristas.

Bandazos parecidos se han dado frente al paramilitarismo. El gobierno Barco creó el delito de pertenencia a grupos de justicia privada, o escuadrones de la muerte. Su gobierno y los subsiguientes persiguieron sin mayor éxito a los grupos paramilitares.

Uribe inició unas controvertidas conversaciones con ellos, actitud que implicaba, en opinión de López Michelsen, darles el carácter de contradictores políticos a reconocidos capos del narcotráfico y violadores de los derechos humanos con el pretexto de ayudar al Estado en la lucha contra la guerrilla.

La ley de justicia y paz, expedida con idéntico objetivo de pacificar la nación, se tradujo en aplicarles penas irrisorias (entre cinco y ocho años de cárcel) a responsables de desplazamiento forzado, despojo, torturas, desapariciones y masacres de ciudadanos indefensos.

Esta ley dio lugar a incoherencias claramente aberrantes, como sancionar con mucho más rigor a ladronzuelos callejeros que a confesos asesinos en serie.

Ahora bien. Dentro del proceso de la 'parapolítica', la Corte ha impuesto rígidas condenas a políticos por recibir apoyo paramilitar, con penas muchas veces superiores a las que recibirían los mismos paramilitares por sus crímenes y fechorías.

De otro lado, aprobamos el Estatuto de Roma, que prohíbe conceder amnistías o indultos por crímenes de guerra o delitos de lesa humanidad. Hoy existe esa limitante para cualquier proceso de paz.

Pero no hay claridad normativa, y sí en cambio proliferan toda clase de inconsistencias políticas y legales.

Talvez convendría, ante panorama tan poco alentador, someter a la voluntad ciudadana un referendo, para que dijéramos hasta dónde se puede ir en la búsqueda de la paz, cuál es el alcance real del indulto y la amnistía, o perdón u olvido, y qué normas de la legislación penal podrían dejar de aplicarse, entre otros muchos tópicos.

Mientras no se haga claridad en la materia, el Estado y la sociedad seguirán de tumbo en tumbo, con las desastrosas consecuencias, siempre controvertidas y controversiales, que todos conocemos. Y que a veces tememos.

Tal vez convendría someter a la voluntad ciudadana un referendo, para que dijéramos hasta dónde se puede ir en la búsqueda de la paz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.