R. I. P. ¿Euro o Grecia?

R. I. P. ¿Euro o Grecia?

La carátula de esta semana del semanario de Hamburgo, Der Spiegel, incluye un recuadro con el "obituario para una moneda común". Esta imagen alerta sobre el grave peligro que asedia al euro derivado del fracaso de la cumbre de ministros de Finanzas de la Zona Euro, reunidos para solventar la crisis griega en Luxemburgo el pasado fin de semana.

22 de junio 2011 , 12:00 a.m.

En lacónico comunicado, los ministros de Finanzas europeos le trasladaron el peso y la responsabilidad del rescate a Grecia y al sector privado europeo. De un lado, condicionaron su apoyo financiero a la consolidación de la posición fiscal, la reforma estructural que promueva el crecimiento en el mediano plazo y la aprobación en el Parlamento griego a comienzos de julio del plan de austeridad fiscal, aumento de impuestos y privatización que genere 50 mil millones de euros hasta el 2015. Del otro, el eurogrupo exigió la participación del sector privado europeo mediante la prolongación 'voluntaria' de los plazos de maduración de los bonos en manos de los bancos, principalmente alemanes y franceses, pero evitando la declaratoria de default por parte de las calificadoras de riesgo que tienen sus afilados dientes esperando ansiosas en el Peloponeso. El fracaso del primer rescate de 110 mil millones de euros y la indecisión de los países de la Zona Euro se explica por la ausencia de una entidad comunitaria como la Reserva Federal de EE. UU. que le dé credibilidad y ancle el euro en los cimientos de una política monetaria y fiscal sólida y responsable. La entrada en vigor del Mecanismo Europeo de Estabilidad -fondo de rescate permanente de la Eurozona- sólo está prevista para el 2013. Hasta entonces, Grecia, los demás países de la periferia del mediterráneo -España, Italia y Portugal- e Irlanda dependerán esencialmente del buen corazón de su 'Angela de la Guarda' en Alemania y de la banca privada.

Los criterios de convergencia del Acuerdo de Maastricht, que le dio vida jurídica a la moneda comunitaria, impuso límites al déficit fiscal y a la deuda, y exigió la coordinación obligatoria de las políticas económicas entre los Estados miembros que adoptaran el euro. A la postre, la experiencia confirma que la unión monetaria y el euro no generaron mayor convergencia.

Quizá lo contrario. Desde sus orígenes, no todos los países de la Zona Euro estaban adecuadamente preparados para implementar las estrictas disciplinas monetaria y fiscal del entonces poderoso marco alemán. Grecia es el candidato natural para abandonar el euro y devaluar su moneda; en su defecto, deberá comprimir su economía hasta los huesos para mantener el euro y evitar la declaratoria de default. ¡Riposa In Pace! .

*Asesor del Ministro de Agricultura aespinosa@minagricultura.gov.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.