EL DINERO SUCIO MEXICANO ENCUENTRA UN FÁCIL ACOMODO EN LOS BANCOS DE TEXAS

EL DINERO SUCIO MEXICANO ENCUENTRA UN FÁCIL ACOMODO EN LOS BANCOS DE TEXAS

Cuando Mario Ruiz Massieu, ex fiscal mexicano, trató de depositar millones de dólares fuera del país, no acudió a Suiza ni a las Islas Caimán.

08 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Abrió una cuenta en un banco de Houston, Texas. Un ayudante llevaba maletas llenas de dinero al banco, según las autoridades estadounidenses.

De la misma manera, cuando los colaboradores de Juan García Abrego necesitaron encontrar dónde guardar US$13,8 millones en efectivo, una casa de cambio controlada por el supuesto capo de la droga mexicano envió el dinero por avión a McAllen, Texas, y lo depositó en un banco, según testimonios presentados ante un tribunal federal texano.

Además de Raúl Salinas de Gortari _hermano del ex presidente Carlos Salinas de Gortari_, quien usó una cuenta de banco en Suiza y un banquero privado en Nueva York, muchos otros mexicanos sospechosamente ricos guardan su dinero cerca de casa: en Texas.

Gracias a su proximidad y lazos culturales con México, y la presencia de numerosas casas de cambio de divisas, Texas es un imán para el dinero que llega de México en busca de discreción. Texas es la Suiza de los pobres , afirma Charles Intriago, que publica en Miami una boletín llamado Money Laundering Alert (Alerta sobre el Lavado de Dinero).

Controles evitables El lavado de dinero es el mecanismo ilegal mediante el cual el dinero en efectivo que generan actividades ilícitas se convierte en dinero limpio o activos, preferiblemente en una forma líquida y segura como una cuenta bancaria o de corretaje. Como forma de ayudar a las autoridades a detectar el lavado de dinero, los bancos, casas de cambio de divisas y otras instituciones financieras estadounidenses están obligadas a informar al Tesoro de cualquier transacción superior a US$10.000. Desde el 28 de mayo, también tienen que llevar libros sobre las transferencias superiores a los US$3.000.

La riqueza _no importa si se ganó por medios legítimos o ilegítimos_ es desde hace mucho tiempo uno de los sectores de exportación más fuertes de México. La fuga de capital es tan antigua como la propia historia de México , observa José Mantecón, ex regulador de valores mexicano. Incluso los españoles se llevaban la plata de México . Los mexicanos enviaron al exterior cientos de millones de dólares en 1982, en medio devaluaciones y la nacionalización de la banca. Algunos comenzaron a repatriar parte de este capital a principios de los años 90, pero otra ola de fondos abandonó el país después de la devaluación del peso en diciembre de 1994.

Las autoridades normativas no están seguras de cuánto dinero sale de México con destino a Texas, California y otras ciudades estadounidenses, en lo fundamental porque poco después de llegar los dólares, con frecuencia se transfieren electrónicamente a Panamá, las Islas Caimán y otros paraísos fiscales. Ni siquiera el contralor de la moneda de Estados Unidos sabe lo que sucede , dice Mantecón, quien agrega que a las autoridades reguladoras les alarma el crecimiento del sector de paraísos fiscales que presta servicio a los mexicanos.

Cientos de millones Las autoridades estadounidenses están convencidas de que una parte importante del capital que sale de México tiene su origen en las drogas y otras fuentes ilícitas. Un funcionario de la Dirección Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) testificó hace poco ante el Congreso de EE.UU. que México devuelve más exceso de moneda a EE.UU. que cualquier otro país. En estos momentos las organizaciones mexicanas lavan cientos de millones de dólares .

Los agentes de la división de investigaciones del Servicio de Rentas Internas (IRS) de EE.UU. destacados en el sur de Texas dedican el 70% de su tiempo a casos de lavado de dinero procedente de las drogas, expresa el supervisor del grupo.

Otra medida del alcance del problema puede encontrarse en las estadísticas de la Reserva Federal Fed), que muestra que los bancos de San Antonio y El Paso reciben más efectivo del que la Fed pone en circulación. El exceso de efectivo que circula en la región de San Antonio ascendió el año pasado a US$3.000 millones.

Las casas de cambio, que prestan servicio a los turistas y atienden otras necesidades financieras, son uno de los principales vehículos para el lavado de dinero , según un documento investigativo del Departamento del Tesoro de EE.UU. Según el documento, cada una de estas casas puede lavar con facilidad US$5 millones o más por mes mediante transferencias bancarias, cheques certificados y transacciones de bienes raíces.

Texas ha otorgado licencia a 75 de estas instituciones, pero la comisionada estatal de banca, Catherine Ghiglieri, dice que es muy probable que otras estén operando en la zona.

Al gato y al ratón Durante años, Texas ha jugado al gato y al ratón con los lavadores de dinero. En los 80, las autoridades descubrieron que varios narcotraficantes de Houston enviaban millones de dólares a Colombia través de una red no regulada de 100 agencias de transferencia llamadas giros. Las autoridades comenzaron a exigir a estas casas que solicitaran una licencia para operar y que se sometieran a auditorías, tras lo cual la mayoría cerró. Nuestros análisis muestran que realizan muy pocas transacciones legítimas , afirma Bill Kurak, investigador del IRS en Houston.

Pero los bancos y las casas de cambio _o una combinación de ambas_ ofrecen numerosas opciones. El testimonio presentado en un caso penal de 1994 en Brownsville, Texas, describe cómo la organización de García Abrego usó tanto bancos como casas de cambio para enviar más de US$21 millones a bancos estadounidenses, fundamentalmente a través de Texas.

Según el testimonio del caso, que atrajo una atención considerable en su momento, el dinero se llevaba en sacos de lona a una casa de cambio de Monterrey, México, controlada por el grupo de García Abrego, desde donde se fletaban aviones con destino a McAllen, y allí se depositaba el efectivo en la cuenta de la casa de cambio en First City Texas Bank. Desde allí, el dinero se enviaba electrónicamente a otros bancos en EE.UU. y otros países.

Las autoridades se tropezaron con parte de este dinero más tarde cuando, alarmados por un sobregiro de US$900.000 en la cuenta de la casa de cambio en First City, comenzaron a investigar.

El dinero sucio mexicano salta la frontera Se enteraron que la cuenta tenía un límite de sobregiro tan alto porque estaba asegurada por cartas de crédito. Resultó que estas cartas a su vez estaban respaldadas por una cartera de inversión de US$30 millones en American Express Bank International de Nueva York; la cartera era propiedad de una compañía con sede en las Islas Caimán.

Entre los supuestos propietarios de la firma estaba el empleado de una gasolinera de Matamoros, México. El sentido común dicta que uno no trabaja en una gasolinera si tiene US$30 millones , afirma Vicente Iglio, agente del Servicio de Aduanas de EE.UU. que trabajó en el caso.

Las autoridades indican que el verdadero dueño era el grupo de García Abrego y que la cartera incluía dinero que la organización había transferido electrónicamente al banco de McAllen. Agregan que el dinero se usó en calidad de garantía para préstamos con los que se financió la compra de negocios legítimos, incluido un club campestre en Halingen, Texas, y una empresa de exportación de carne en Laredo.

Multas millonarias Las autoridades dicen que el grupo de García Abrego había transferido el dinero con ayuda de dos funcionarios de American Express Bank International: Antonio Giraldi y María Lourdes Reátegui. Los dos fueron hallados culpables de cooperar con la operación, aunque Reátegui ha apelado el fallo. La filial de American Express Co. aceptó una resolución civil con el gobierno de EE.UU. que incluyó el pago pagar una multa de US$7 millones e invertir US$3 millones en capacitación de sus empleados para evitar infracciones en el futuro.

El caso sólo sacó a relucir uno de los rastros de las transacciones de García Abrego en Texas, según un informe confidencial de la DEA; el documento cita a otros seis bancos de Texas _en Laredo, Alice, Roma, Río Grande, Houston, San Antonio y otro en McAllen_ que afirma que la organización usaba para lavar dinero de la droga. García Abrego está detenido en Texas en espera de un juicio por acusaciones de narcotráfico.

El enjuiciamiento de bancos por motivos de lavado de dinero es algo relativamente poco común debido a la dificultad que representa probar que la institución sabe que el dinero se consiguió por medios ilícitos. En la mayoría de los casos sólo se acusa a los empleados. Como principio general, creo que los bancos tratan de cumplir las normas establecidas contra el lavado de dinero , afirma Ghiglieri, comisionada de banca de Texas. Siempre va a haber algún empleado que no van a poder controlar completamente , agregó.

First City Texas Bank no fue acusado en el caso de García Abrego. Y Texas Commerce Bank, el banco de Texas a donde supuestamente llegaron maletas llenas de dinero enviado por Ruiz Massieu, dice que coopera con los investigadores federales, a pesar de que el gobierno trata de reclamar el dinero. Texas Commerce ha pasado a mano de First City.

El fiscal federal de Houston alega en una petición de decomiso que uno de los ayudantes de Ruiz Massieu en la Procuraduría General de Justicia de México voló en repetidas ocasiones a Houston para depositar maletas y cajas de cartón llenas de billetes de US$20. Con frecuencia, los billetes estaban amarrados con bandas de goma y envueltos con cinta plástica, de forma parecida a cómo los grandes narcotraficantes empacan las ganancias de su negocio , expresa la demanda del gobierno. El documento agrega que los ayudantes ofrecieron explicaciones contradictorias a los inspectores de la Aduana de EE.UU. sobre la fuente del dinero y quién era su dueño.

Ruiz Massieu sostiene que el dinero en la cuenta _US$9 millones_ no salió de la venta de drogas, como alega el gobierno, sino de su hermano, quien era un alto funcionario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), antes de ser asesinado en 1994. Ruiz Massieu está bajo arresto domiciliario en Nueva Jersey, donde batalla porque no lo extraditen a México, donde enfrenta acusaciones penales de malversación de fondos y de obstaculizar las investigación sobre el asesinato de su hermano. La acción judicial de decomiso ha sido pospuesta.

Además de los bancos y las casas de cambio, una firma de corretaje de Texas figura en un caso de supuesto lavado de dinero. Aerovías de México SA, conocida como Aeroméxico, alega que su ex presidente ejecutivo, Gerardo de Prevoisin, tomó US$37,5 millones de la aerolínea a través de transacciones que involucraron a InverWorld Inc., firma de corretaje de San Antonio.

En diciembre de 1992, mientras De Prevoisin era presidente ejecutivo, la aerolínea transfirió electrónicamente esa suma de dinero a una filial de InverWorld en las Islas Caimán, que inmediatamente le hizo un préstamo a De Prevoisin por la misma suma, garantizado por el depósito. Las autoridades mexicanas han acusado a De Prevoisin de fraude criminal y éste se encuentra fugitivo.

Por su parte, Aeroméxico demandó a InverWorld, una filial de ésta y dos de sus empleados en un tribunal del condado de Bexar, Texas, por supuestamente desfalcar y lavar dinero de la aerolínea. InverWorld afirma que coopera con las autoridades mexicanas pero afirma que la han involucrado injustamente en una disputa entre la aerolínea y su ex presidente ejecutivo. En InverWorld nadie tenía la menor razón para cuestionarse lo que hacía el cliente , expresó Turner Smith, abogado de InverWorld.

Los mexicanos se muestran tan dispuestos a hacer negocios en Texas, incluidas transacciones ordinarias, como solicitar préstamos, que se ha convertido en terreno fértil para los estafadores. Gerald Lortie, empresario de San Antonio, cobró honorarios por adelantado a un grupo de nueve mexicanos a quienes prometió préstamos por valor de US$100 millones, que luego no concretó. Lortie depositó los honorarios en bancos de Texas, por lo que posteriormente se declaró culpable de lavado de dinero en un tribunal de San Antonio. Tres individuos acusados de una estratagema similar, en que 40 mexicanos supuestamente perdieron US$7,6 millones, irán a juicio en septiembre.

Actividades sospechosas En el pasado, el gobierno estadounidense ha confiado en que las instituciones financieras cumplan las normas establecidas para controlar el lavado de dinero. La mayoría de los bancos tienen normas que incluyen conocer lo más posible a sus clientes para ayudarlos a detectar actividades sospechosas. Pero ahora el gobierno estudia la posibilidad de hacer obligatorias estas políticas. Además, desde el primero de mayo, los bancos y casas de cambio están obligadas a entregar a las autoridades Informes sobre Actividades Sospechosas sobre clientes cuyas transacciones parezcan cuestionables.

Pero todavía hay muchos vacíos legales. Las instituciones financieras aún cuentan con una amplia autonomía a la hora de decidir qué constituye una actividad sospechosa, y las firmas de corretaje están exentas de la nueva exigencia. Las autoridades estadounidenses todavía no han emitido las normativas que prometieron para lograr que las transacciones bancarias _que son especialmente populares entre los narcotraficantes para enviar dinero a EE.UU._ se sometan a las mismas normas de información. Cada año, más de 500.000 cheques certificados retirados de cuentas bancarias en México, por lo general comprados en dólares, llegan a EE.UU., según la DEA. Las autoridades dicen que estos cheques pueden entrar a EE.UU. sin necesidad de declararlos a la Aduana, y se depositan o cobran en prácticamente cualquier banco.

Pero la comisionada de banca de Texas dicen que incluso si se eliminan todos los vacíos legales, no se detendría el torrente de dinero ilícito en su estado. Con franqueza, creo que ninguna ley ni normativa va a prevenir el lavado de dinero , dice Ghiglieri. La gente siempre va a encontrar una forma de hacerlo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.