Nace fondo que compra pymes

Nace fondo que compra pymes

Ómar González Pardo dejó la presidencia de Almacenar-Almagran y decidió montar un fondo de inversión con otros 17 altos ejecutivos colombianos para comprar empresas, hacerlas crecer, llevarlas a Bolsa o venderlas.

20 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Lo acompañan, entre otros empresarios, Federico Ochoa, quien recientemente dejó la vicepresidencia de Bancolombia; María Isabel Silva, gerente de Sala de las Américas; Katia Calderón, ex presidenta de Gmac en Colombia y México, y los ejecutivos costeños Nelson Polo y Roberto Gedeón, entre otros. La organización se llama Oportunidad Colombia.

El capital inicial es de 25.000 millones de pesos, que serán administrados mediante una fiducia. Los negocios están enfocados a los sectores financiero, logístico, inmobiliario y turístico.

¿Cómo surge la idea? Con un grupo de amigos, nos propusimos crear un grupo de inversionistas bajo un esquema jurídico que es un patrimonio autónomo de inversiones. Con quien primero arranqué fue con Federico Ochoa, que fue por 27 años vicepresidente del Grupo Bancolombia. También están Nelson Polo; Sergio Rodríguez Azuero; Roberto Gedeón, María Isabel Silva y Katia Calderón. Arranca con 25.000 millones de pesos.

¿Cómo van a trabajar? En cuatro sectores que los inversionistas conocemos: logístico, financiero, inmobiliario y turístico. La idea es buscar empresas que tengan ventas entre dos a 50 millones de dólares al año. Empresas que, por ejemplo, han sido de origen familiar a las que podemos aportar administración y gobierno corporativo para luego venderlas o llevarlas a la Bolsa. Buscamos empresas a las que cada uno de nosotros pueda agregarle valor.

Esperamos hacer unas inversiones con el capital que tenemos, más el que aporten coinversionistas a los que vamos a invitar para hacer negocios por unos 100.000 millones de pesos de aquí a junio del 2011 y diciembre del 2012.

Esperamos desarrollar esas inversiones, generar capital social, empleo responsable, darles salida internacional a las compañías y buscarles mercados. ¿Cómo se llama el proyecto y cuál es el perfil de los proyectos? Se llama Oportunidad Colombia; yo lo presido y Federico Ochoa es el vicepresidente. Lo va a manejar la Fiduciaria Bancolombia en el plano financiero y nosotros dedicados a la búsqueda de oportunidades, al refinamiento de todas las prácticas en las empresas para, en un término de tres y cinco años, venderlas a inversionistas extranjeros o a fondos, o llevarlas a la Bolsa de Valores de Colombia. Esperamos comprar entre seis y ocho compañías hasta finales del año entrante.

¿Comprarían empresas en crisis o las que van bien y necesitan músculo para crecer? Estamos más inclinados hacia lo segundo; a las que necesiten una reingeniería no las vemos en principio como foco de negocios. Nuestra idea es generar mayor valor a empresas con un desarrollo importante.

No lo descarto del todo, pero en esta primera etapa esperamos tener compañías que tengan mucho más potencial y un manejo correcto y que de pronto quieran retirarse o las que les haga falta capital para crecer.

¿Cuál es la estructura de Oportunidad Colombia? Un fondo de capital privado funciona con un socio gestor que invita a unas personas a que aporten capital, pero él toma las decisiones. En nuestro caso, se le da importancia al capital intelectual. Tenemos una estructura con 18 socios hasta el momento, que permite constituir una asamblea general que se reúne tres veces al año. Allí se aprueban todas las inversiones, con supermayorías del 75 por ciento. Antes, se estudian en un comité de inversiones de 7 personas. También está la figura del director delegado para que uno de los socios acompañe la inversión hasta que se vende. Habrá una junta supervisora para validar las acciones del delegado. ¿Hay algo en la mira? Tenemos dos proyectos caminando, bajo acuerdos de confidencialidad.

¿Este es un país de pymes con potencial para ser grandes? A veces esperan una oportunidad. Nos hemos sorprendido viendo ofertas de empresas que estamos analizando. Muchas no encuentran la sucesión, por ejemplo.

TALENTO El salto de ejecutivos a empresarios independientes ¿Qué los llevó a unirse? Los que hemos tenido el privilegio de pertenecer a grandes empresas tenemos obligaciones con la sociedad, y las obligaciones no necesariamente se pagan volviéndose a emplear. Uno tiene que ser consciente de que los ciclos se cierran. Como tenemos 'cuerda' y responsabilidad, tenemos el criterio de que vamos a devolverle a la sociedad con lo que sabemos hacer, que es generar riqueza, pagando impuestos, creando empleos. Si los demás vienen, nosotros también podemos invertir en el país. ¿Todos se conocían? De negocios y de la vida. Uno termina haciendo negocios entre pares. Hay una estructura de valores similar, buena empatía y una visión común. Creo que va a ser un ejercicio productivo, esto tiene un potencial positivo y sus resultados dependen de nosotros, del entusiasmo, de la fuerza, de la disciplina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.