FILATELIA AL DÍA

Han pasado poco más de seis meses desde que fue inaugurada oficialmente la fecha de salida de la emisión colombiana de mitos y leyendas.

08 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Curiosamente, el título mismo de la emisión le resulta apropiadísimo ya que, en el futuro, este plieguito de gran colorido y con 16 estampillas diferentes, se convertirá en un verdadero mito filatélico alrededor del cual comienzan ya a tejerse picarescas y emocionantes leyendas: Vale la pena hacer enseguida una recapitulación de la agitada historia de esta singular emisión colombiana.

A mediados del año pasado se conoció accidentalmente acerca de esta serie, concebida y ordenada su impresión, meses atrás. Por error se filtraron unos pocos pliegos en oficinas de correo aéreo para la venta al público, y circularon antes de ser anunciada y puesta al servicio oficialmente.

También se conoció la cantidad de ejemplares que habían sido ordenados e impresos ya por la casa Thomas Greg & Sons de Colombia. Esta cantidad era de 50.000 series, es decir 50.000 plieguitos o, puesto de otra manera, 800.000 estampillas. Conocido este importantísimo dato, llamamos la atención acerca de los factores que mostraban esta serie como una peligrosa emisión especulativa, por su escasa tirada y su peculiar presentación. El colorido del papel diferenciaba las 4 series iguales que lo componen.

En respuesta a la inquietud, Adpostal resolvió anunciar oficialmente la salida de la emisión para semanas después, el 6 de diciembre. Efectivamente se realizó la ceremonia correspondiente y se repartieron los boletines del caso.

Avianca distribuyó las estampillas a sus oficinas de correos en el país. Con el fin de corregir la escasa cantidad de ejemplares que se había impreso meses atrás, en el boletín informativo apareció, como por encanto, un nuevo dato: la emisión consistía ahora del doble, es decir, de 100.000 series o plieguitos. Adpostal anunció que habían duplicado la emisión, ordenando imprimir lo que faltaba para completar la nueva cantidad.

No obstante lo anterior, y basándose en investigaciones que se están llevando a cabo, se conocen (hasta el momento) dos hechos que ponen en duda la veracidad de dicha reimpresión .

Primero. La emisión se agotó en Avianca a principios de este año, lo cual no corresponde con la nueva cantidad anunciada por Adpostal, de un millón seiscientas mil estampillas disponibles, de 750 pesos. Era (hasta el primero de marzo de este años), el porte de menor uso, es decir, al resto del mundo allende a las Américas. Resultaba imposible que se agotara.

Segundo. No aparece por ninguna parte un pliego cuya numeración sea superior al 30.000, siendo que (si se hubiera hecho una nueva impresión hasta completar los 100.000 pliegos anunciados oficialmente), sería lógico suponer que se encuentren hojitas con numeración del 30.000 hasta el 100.000. Caben entonces dos posibilidades. O no se aumentó en realidad la cantidad original de 50.000 pliegos con una nueva impresión, o bien los setenta mil pliegos desconocidos, permanecen guardados en alguna parte Cuál será la verdad?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.