El guía de las futuras mamás

El guía de las futuras mamás

18 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Traer niños al mundo y ser padre al mismo tiempo es una experiencia emocionante, vital y sublime, dice David Vásquez Awad, ginecólogo y papá de dos niños, quien describe cómo su profesión, cotidianidad y familia se entrelazan en una sola palabra: la vida. Durante 22 años se ha dedicado a la ginecobstetricia, para ayudar a la mujer a dar vida. Cuando todavía estudiaba medicina (octavo semestre), por primera vez recibió a un niño en un hospital universitario, con el acompañamiento de un residente. Fue uno de los momentos más gratificantes de su carrera, algo extraordinario. Pero, faltaba más en su vida y era convertirse en padre, una etapa que le cambió completamente su perspectiva.

Leva 16 años de feliz matrimonio con Marcela, enfermera jefe de salas de cirugía, y tienen dos hijos, Ana María, de 15 años y David Felipe, de 13.

"Se deja de pensar en uno y se empieza a pensar en ellos; se comienza a manejar más despacio, se vuelve más tolerante, más paciente, más fresco, más chévere, hasta mejor esposo, porque reconoce en su esposa no solamente una pareja, sino la madre de sus hijos", afirma Vásquez.

Cuando ella se hizo una prueba casera, en la que salieron dos rayitas anunciando que un bebé venía en camino, David asumió el papel de padre y no de ginecólogo. Esa tarea tan importante la delegó a su amigo y alumno Javier Bonilla, quien los recibió.

"Para la ginecobstetricia, atender un parto es un evento afectivo y técnico.

En un momento de emergencia se debe actuar con cabeza fría; pero cuando uno es el padre de la criatura, no es posible", dice David.

Estuvo en la sala de parto, como padre, y los ayudó a bañar y vestir. "Es la sensación más bella y hermosa que se puede sentir".

Hoy, salen a comer en las noches,viajan, van al parque o ven una película.

"Soy muy afortunado de ser padre, mis hijos son la razón de mi vida. Me llenan de amor y afecto", reitera Vásquez, quien cuando esperaba a su hija, le escribió un poema muy sentido. Un papá que hoy transporta su experiencia al trabajo y 'se pone en los zapatos' del esposo de la madre a la que está atendiendo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.