DEL TERCER CARTEL

El gobierno no puede eludir la responsabilidad de atender, por lo menos, dos frentes que son: el de los daños derivados del fortísimo invierno que azota al país y que nadie sabe hasta cuándo durará y el de proporcionar trabajo decente a los cincuenta mil y más colombianos que se fueron a sembrar coca, atraídos por unos buenos salarios ofrecidos por la guerrilla, convertida ahora en el tercer gran cartel de la droga. Y aquí cabe preguntar: cuánto van a necesitar, señor Embajador Frechette, ustedes los gringos, para aceptar esta nueva, gran realidad?

08 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

En cuanto a lo primero, habrá que repartir más frazadas y unos mercados y hacer unas obras de control cuando las aguas bajen y cuidar de que no las destruyan para volver a pedir plata, porque en este país del Sagrado Corazón, todo lo vuelven trampa y vagabundería. El gobierno va a tener, en cuanto a la reparación de vías y puentes, que utilizar al máximo el sistema de peajes, pero endeudarse y reconstruir, mientras tanto, lo destruido.

Sobre el segundo y grave problema del tercer cartel, debe procederse con gran premura, como parece se está queriendo hacer. Queremos creer que el apresurado viaje del señor Ministro de la Defensa a Washington, es para esto. A la gente, a los cincuenta mil que están cultivando coca, no se les va a poder cuentiar con las promesas del Plante; estas deben volverse realidad y pronto. La idea del señor Chirac de comprar los cultivos puede ser el principio de una solución eficaz.

A esta gente hay que ofrecerle soluciones de inmediato, y que las vean. Y el problema no va a ser con los cincuenta mil que están emergiendo ahora; el problema es con el medio millón de desocupados que se generó con la crisis de la construcción, parte de los cuales no nos cabe duda, son los cultivadores de coca. Y ojalá no se les ocurra a los gringos agravar las cosas poniéndole trabas a la importación de flores colombianas.

La situación no es fácil, pero es susceptible de empeorar con medidas torpes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.