'Buena educación necesita buenos profesores'

'Buena educación necesita buenos profesores'

Tras 14 años de una reconocida labor como rector de la Universidad de los Andes, el ingeniero civil Carlos Angulo Galvis, de 74 años, le dice adiós a su cargo. Con nostalgia, afirma que es hora de un 'relevo generacional' cuando la institución pasa por un buen momento.

18 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Su fortalecimiento académico e internacionalización la ubican hoy en un puesto privilegiado, no solo en el país sino en Latinoamérica. En entrevista con EL TIEMPO, destaca logros de la universidad, los retos y hacia dónde debe ir la educación superior. ¿Por qué no quiso seguir en la rectoría? Hay dos razones. La primera, porque creo que uno se debe retirar de los cargos cuando la entidad está pasando por un buen momento, y Los Andes lo está haciendo. La otra tiene que ver con mi edad: el otro año cumplo bodas de diamante (75) y cuando uno llega a esa edad debe dar una señal de relevo generacional.

¿Qué logros resalta? Que la universidad llegue a estudiantes destacados que no tienen recursos económicos a través del programa 'Quiero estudiar', que ha apoyado a cerca de 800 estudiantes. La institución, además, se ha fortalecido académicamente y eso se da con el activo más valioso que tiene hoy: su planta profesoral. En el 2002 teníamos 151 profesores con doctorado, de 389, y hoy son 346, de 592. La buena educación necesita buenos profesores y hay que formarlos.

¿Cómo ha aumentado la oferta de programas? Queremos mantener un pregrado fortalecido y hacer posgrados de investigación.

Creamos programas novedosos que responden a necesidades del país: Medicina, Geociencias y otro que arranca en agosto: Ingeniería Biomédica. ¿Cómo se ha ganado un reconocimiento internacional? Desde su fundación, la universidad ha trabajado por su internacionalización.

También por la inversión en infraestructura, no tanto de salones, sino de tecnologías de la información que permiten conectarse con el mundo, de bibliotecas, de sistemas de información y de laboratorios.

¿Cómo ampliar cobertura sin deteriorar la calidad? Hay varias formas. Una es disminuir la deserción, que hoy es del 50 %; otra, fomentar préstamos educativos en universidades de mejor nivel. También, fortalecer la formación técnica y tecnológica.

¿Qué rescata de la reforma de la educación superior y qué no? Lo bueno es que se reitere el compromiso con la calidad y a eso hay que darle dientes. Por otro lado, me parece que se ha abierto una discusión, para mí innecesaria, sobre las instituciones con ánimo de lucro. ¿Hay universidades con ánimo de pérdida? Ninguna puede serlo, pero al haber una diferencia entre ingresos y egresos, esta debe reinvertirse en el desarrollo de la universidad, y las que se declaren con ánimo de lucro van a reinvertir menos. En Colombia hay muy pocas universidades privadas que realmente sean sin ánimo de lucro.

Ni pensar en instituciones con ánimo de lucro...

No creo que estas resuelvan el problema de cobertura ni que sus programas le solucionen al país la necesidad del científico, del médico y de ingenieros calificados.

¿A qué se va a dedicar? Quisiera seguir prestándole un servicio el país a través de asesorías y artículos, para que la educación superior siga mejorando y, de pronto, volver a hacer algo en ingeniería, en la que trabajé 37 años.

12 mil 500 estudiantes en 30 programas de pregrado y 5.000 en pos- grados tiene Uniandes. Sus programas de doctorado, 18

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.